martes, 10 de enero de 2012

LE BOTTIER

En la Europa del último cuarto del siglo XIX, las damas elegantes que seguían la moda, se ponían un tipo de botina bordada para asistir a las representaciones operísticas. Eran las llamadas popularmente "botas de ópera",


Botas de ópera. Ca. 1880
Las "botas de ópera" era muy caras y exquisitas, confeccionadas y bordadas a mano por los "bottiers", zapateros cualificados que se encargaban de diseñar el calzado apropiado para complementar los lujosos trajes de los grandes creadores de la época, como Charles Frederick Worth o Lady Duff Gordon.

Bota de ópera. Ca. 1875
El bottier estaba especializado en la elaboración de calzado a medida, es decir, "calzado de Alta Costura", ya que únicamente trabajaba por encargo para clientas de alto poder adquisitivo.

Botas de ópera. Ca. 1880
Según la tela y color del vestido, el bottier diseñaba el modelo de zapato o  botina adecuado. Eran delicados y laboriosos modelos, cuyos bordados reproducían exquisitos modelos florales inspirados en el arte rococó.
 
Botas de ópera. Ca. 1890

Los materiales más empleados eran la seda, terciopelo, raso e hilos metálicos. Con puntera redondeada y tacón de estilo Luis XV, las "botas de ópera" se ataban mediante cordones para estilizar el tobillo. Cada modelo era una obra de arte única. Ningún par era exactamente igual a otro, ya que se creaban especialmente para cada clienta. 

Fue tal la relevancia y el reconocimento social que adquirió el trabajo de los bottiers, que dejaron de ser considerados meros artesanos para elevarse y alcanzar la categoría de "creadores". A partir de entonces, dejaron sus firmas en el interior de los zapatos para ser recordados como artistas con nombre propio.





* Dedicado especialmente a Ingrid







14 comentarios:

  1. Me ha encantado tu nueva publicación, muy interesante y curiosa. Nunca había visto ése tipo de zapatos, tan artesanos y valiosos.
    Como dices, la historia de la moda no tiene que ser para nada aburrida, yo te digo que; y menos contada por tí.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lola, me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Que interesante!!! Había visto varios modelos de este calzado y me encantan pero no sabía toda esa historia que las rodea

    Ebhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
  4. La figura de los primeros bottier, o zapateros de "Alta Costura" es poco conocida, y sin embargo jugaron un papel muy importante en la época.

    ResponderEliminar
  5. Ya, pero sabes aquello de "lo bueno, si breve, dos veces bueno" ?

    ResponderEliminar
  6. Karin, has dado en mi punto debil....los zapatos. ¡Que bonito todo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Cruz!! Los zapatos de los siglos XVIII y XIX son también mi debilidad!!!

    ResponderEliminar
  8. Preciosos!!! Estoy aprendiendo mucho, Karin, gracias!

    ResponderEliminar
  9. ¡De cuantas cosas nos enteramos con este blog tan original...!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonitos botines!, me encanta tu casita...Me quedo porque aquí podré aprender muchas cosas.
    Un placer haberte conocido, ¿ves?, otra cosa buena que nos traen los concursos.
    Un besazo, reina.

    ResponderEliminar
  11. Me encantan estos botines, yo tengo unos actualizados en piel que son mi fetiche. No sabía que se llamaban así por lo que ahora ya les puedo poner nombre.
    Gracias por tus conocimientos.
    http://makbelous.blogspot.com

    ResponderEliminar