miércoles, 22 de febrero de 2012

TUL: UN TEJIDO VERSÁTIL (I)

Todos conocemos el tul, o al menos lo hemos visto alguna vez. Ese sencillo y frágil tejido que a las mujeres nos suele traer recuerdos de nuestra niñez, cuando nos disfrazábamos de hadas o princesas....

El nombre de este ligero y singular tejido proviene de la ciudad francesa de Tulle en el Lemosin, ciudad donde se fabricó por primera vez de forma totalmente artesanal mediante la técnica de bolillos. Aunque se desconoce la fecha exacta de su origen, se conserva en Tulle un anuario de 1775, con la inscripción de "las señoritas Gantes" anotadas como fabricantes de encajes, por lo que se deduce que ya en esa fecha existía una próspera industria destinada a la creación de tul.

Hacia finales del siglo XVIII, su fabricación se había extendido a otros países europeos. En el año 1806, el inglés John Heathcoat patentó una nueva máquina que producía un tul de gran calidad. Ello facilitó que pudiera emplearse como tejido para confeccionar vestidos enteros. Tuvo tanto éxito, que pronto las mujeres de la alta sociedad llevaron vestidos de tul mecánico.
Fragmento de un vestido de noche de tul bordado. Ca. 1807
En un principio, el tul mecánico era totalmente liso y había que bordarlo a mano, como este modelo de tul rojo, que presenta delicados motivos florales bordados con felpilla, técnica que estuvo muy de moda alrededor de 1807.

Fragmento de un vestido de tul bordado de la Emperatriz Josefina. Ca. 1810
La emperatriz Josefina era tan aficionada al tul, que poseía varios vestidos de ceremonia de tul mecánico bordados a mano con hilos de platino para que permaneciesen inalterables.


Fragmento de un vestido de noche inglés. Ca. 1810
Detalle de un vestido de noche confeccionado con tul mecánico en color negro, que sirve de soporte a delicados ramitos bordados a mano con lentejuelas y galón de plata dorada.

Capota de boda de tul de seda. 1845. Colección V&A Museum
Con los años, el tul alcanzó gran popularidad, y con él se confeccionaron todo tipo de prendas y accesorios, como sombreros, velos, delantales, chales, sombrillas, guantes y abanicos.

Velo francés de tul hecho a máquina. Ca. 1860
Fragmento de un velo de forma semicircular de tul negro, decorado  a mano con adornos de paja, cuentas de cristal negro, y abejas en relieve. Sirvió de adorno para un sombrero de paja.

Franz Winterhalter. Princesa Metternich, 1860. Vestida por Worth, lleva un velo de tul liso.
En la época de las crinolinas, las damas de la alta sociedad seguían adorando el tul por su ligereza y transparencia, hasta el punto de que el modisto más innovador y padre de la Alta Costura, Charles Frederick Worth, también se sumaría al empleo de este sencillo y sutil  tejido que formaba pequeñas figuras hexagonales.

Franz Winterhalter. Emperatriz Sissi, 1865

Magnífico retrato de la emperatriz de Austria vestida con un diseño de Worth. Se trata de un vestido de noche confeccionado con tul drapeado de seda blanco -sobre cuerpo y falda de seda- bordado con hilos metálicos y echarpe de tul liso a juego. La ligereza del tul otorgaba a los vestidos una apariencia etérea y brillante a la luz artificial de los salones de baile. Algo difícil de igualar con otros tejidos...

La historia del tul no acaba aquí. Sólo, bordado, o como base para elaborar encajes como la blonda, este versátil y modesto tejido dará mucho juego en la historia de la moda, pero eso os lo iré contando más adelante...


 

18 comentarios:

  1. Si, es cierto el tul nos transporta a la niñez, o no tan lejos.....a esos disfraces de carnaval. Yo la recuerdo, como una tela áspera, rígida, eso sería por la calidad, no???? Porque no me imagino a Sissi, emperatriz, con un vestido confeccionado con una tela, de las características que yo recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chaica, tienes razón, el tul que usamos en los disfraces es rígido porque está confeccionado con hilos sintéticos. Los que usaba la emperatriz eran de hilos de seda muy finos.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por esta maravilla de blog. Si no te importa, me quedo por aquí. Soy historiadora y me has enganchado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Súper interesante. Muchas gracias por iluminarnos en los aspectos de la moda de nuestras antecesoras y además como se elaboraban esos tejidos tan preciosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste. A mí siempre me gustó investigar sobre la forma en que se hacían los tejidos, los materiales que se empleaban, y en qué tipo de prendas se empleaban. Todo ello nos habla de cada época...

      Eliminar
  4. Hola bella... Me he enamorado de la primera foto y de la ultima... Fijate he cerrado los ojos y veía a ANGELA con el primero y a mi con el ultimo jijiji como dos princesas!!!! Muy bonita entrada... Cuando he leído tull sabes ? Lo primero que me vino a la cabeza fue. Traje de bailarina de ballet!!!!! Muackkkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, de hecho, pensaba incluir un traje de bailarina de tul, en el siguiente post que será la segunda parte de éste...Un abrazo!

      Eliminar
  5. Preciosa entrada, me han gustado mucho todos los vestidos, el sombrero, el velo...el tul siempre me ha gustado porque es una tela muy delicada, fina, la de seda no la he tocado con mis manos pero al ser de seda imagino el tacto suave que debe tener.
    Siempre que he visto el tul pintado en los retratos, me fijaba en la transparencia y pliegues.
    Gracias por tus publicaciones.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Muy buen post!! Cómo hace falta conocer tanto y tantos detalles de los que todavía vivimos!!
    Y lo que aportó la pequeña industria francesa e inglesa en el siglo XVIII/XIX, y cuántos seguidores tuvo en el resto de Europa (en España por lo que conozco,igual estoy equivocada, solo se atrevió Cataluña....)!!

    Interesantísimo una vez más, y deseando ver el siguiente!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Mariló, el encaje supuso una revolución en la moda de los siglos XVII al XIX, aunque aún hoy lo seguimos empleando en menor medida, pero la revolución vino en el XIX, con las nuevas máquinas creadas por ingleses, por lo que el encaje se democratizó en gran medida. En España, Cataluña se elaboraban hermosas blondas, aunque también en Granada. En mi próximo post, hablaré de ésto. Un cordial saludo!!

      Eliminar
  7. Holaaaaa, contentísima de estar aquí. Me haz hecho evocar mi niñez, y hacer desfilar por mi mente, los lindos vestidos que tuve, pero recuerdo uno en especial, era rosado con manguitas de tul y yo lo adoraba, me sentía genial, cuando iba a una fiestita con él.
    Ha sido lindo visitarte.
    Te dejo un cálido abrazote y felicarte por la maravillosa entrada.
    Saludos desde Perú, eres desde ya... bienvenida a mi rinconcito.

    www.nurinotas.com

    ResponderEliminar
  8. Tienes un blog muy entretenido y didáctico, ¡felicitaciones, Karin! Soy diseñador de vestuario artístico y lo que más disfruto es aplicar las técnicas antiguas y reconstruir modas de otras épocas. Mi última realización es un vestido de fiesta estilo 1863, de seda, organza y tul sobre corsé y miriñaque de 8 aros.

    ResponderEliminar
  9. Tienes un blog muy entretenido y didáctico, ¡felicitaciones, Karin! Soy diseñador de vestuario artístico y lo que más disfruto es aplicar las técnicas antiguas y reconstruir modas de otras épocas. Mi última realización es un vestido de fiesta estilo 1863, de seda, organza y tul sobre corsé y miriñaque de 8 aros.

    ResponderEliminar
  10. ELIZABETH EMPERATRIZ DE AUSTRIA E HUNGRÍA lucía los tules maravillosos le ayudaba su extrema delgadez, pero las bailarinas plasmadas con magistralidad por TOULOUSE LAUTREC en el PARIS , PARIS bohemio , son el summun del tul , es un tejido maravilloso que las novias sobre toso hacen inolvidable, mil gracias por hacernos disfrutar con cada entrada

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar