lunes, 12 de marzo de 2012

LA MODA EN LA PINTURA HOLANDESA (II)

Hace algunos meses, publiqué un post titulado "La moda en la pintura holandesa del siglo XVII", creado con la idea de añadir con posterioridad otras obras que me permitieran analizar poco a poco la moda de esa fascinante época.


En esta ocasión, he elegido una obra del magnífico retratista nacido en Amberes, Anton Van Dyck (1599-1641), quien supo como nadie reflejar los maravillosos ropajes de sus retratados, representando las calidades de los tejidos y detalles vestimentarios con gran precisión, por lo que su obra constituye una valiosa fuente para analizar la moda del siglo XVII.

En 1620, a los 21 años de edad, Van Dyck viajó desde su Amberes natal a Londres. Allí obtuvo una pensión que le permitió trasladarse a Italia, donde realizó entre otros, este magnífico retrato de cuerpo entero de la joven Paolina Adorno, fechado en 1627, y que pertenece actualmente a la colección del Musei di Strada Nuova. La joven, perteneciente a una de las familias más ricas de Génova, posa elegantemente vestida al estilo español, cuya influencia aún se dejaba notar en la indumentaria del resto de Europa.


Anton Van Dyck. Paolina Adorno, 1627

Van Dyck no deja nada al azar, detallando minuciosamente el lujoso vestido que luce la joven Paolina. Compuesto de un rígido cuerpo o "sayo" de terciopelo de seda en color azul marino (que debe su forma al cartón engomado que se disponía entre el tejido y el forro interior), terminado en una larga punta emballenada por delante. La falda o "basquiña", confeccionada con el mismo tejido del sayo, está decorada también con anchos galones de pasamanería de hilos de oro, que partiendo del centro, ribetean las partes delanteras y los bajos de ambas prendas, pudiendo contarse hasta trece bandas en la basquiña.


Paolina luce un magnífico traje de terciopelo "a la española"

En las sisas del sayo, destacan los "brahones", piezas que sobresalen en forma de alerillos  de los que parten las denominadas "mangas perdidas", que caían abiertas hacia los lados para mostrar el precioso tejido de seda brocada que también compone las mangas del jubón interior.
La lujosa y almidonada gorguera de gasa que enmarca el rostro, forma abanillos recortados y rematados con encajes. Los puños del mismo tejido  que rematan las mangas del jubón, hacen juego con la misma.
El peinado formado por pequeños rizos, asoma bajo el bonete decorado con filas de perlas y un pequeño "airón" o penacho de plumas de color negro.



Por último, señalaros el collar de oro dispuesto en bandolera que cruza su pecho, y la delicada rosa que lleva en su mano, símbolo de la fugacidad de la belleza...







Bibliografía consultada: Bandrés Oto, Maribel: La moda en la pintura. Usos y costumbres del siglo XVII



    14 comentarios:

    1. Fantástico retrato, muy bien elegido ya que es impresionante. Estupendo post. Me ha encantado, como siempre...Nunca pensé que la moda del siglo XVII fuera tan complicada. Enhorabuena!!! y gracias por tu estupendo blog, con el que siempre aprendemos cosas nuevas.

      ResponderEliminar
    2. genial como siempre , la moda femenina de este siglo tan influenciada por la española , ya que medio mundo estaba en poder de España , sobre todo Italia y los países bajos en Europa , nada que ver con la sobriedad de nuestros embajadores y monarcas que vestían de negro riguroso exceptuando el blanco del cuello de valona o el motivo que llevaran bordado en el jubón de la orden religiosa a la que pertenecieran , como la roja de Santiago, nada que ver con los militares (maestres de campo , capitanes y demás ) que lucian llamativas y lujosas vestimentas siempre con la distintiva banda roja que nos distiguian como españoles

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. La influencia española, como bien dices, se dejó sentir en las demás cortes europeas durante el siglo XVI, hasta casi la primera mitad del XVII. Es curioso, que España, un. País tan rico por ese entonces, estableciera pragmáticas para evitar el lujo excesivo en la moda. Era como si se quisiera guardar las formas bajo una capa de austeridad. Un cordial saludo Israel!!

        Eliminar
      2. una austeridad absolutamente falsa,ya que era todo por la gran influencia de la religión ,ya que había de todo y por todas partes mientras el pueblo se moría de hambre , y todo el oro se gastaba en guerras en despilfarro y en las iglesias , oro robado en América o prestado por prestamistas judíos a los cuales se perseguía y mataba

        Eliminar
      3. Tienes razón. Como siempre, cuando la Iglesia ha tenido demasiado poder, surge la represión y la doble moral.

        Eliminar
    3. Hola bella... A mi parecer demasiado recargado... Me gustan mas otros estilos... Vista la foto en un principio pensé eso... Lo que pasa que luego leyendo tu descripción ves cosas en las que ni me había fijado... Eres un solete... Muackkkk

      ResponderEliminar
    4. Claro que puede resultar cargado en exceso. Sobre todo pensando en tener que sentarse con esos cuerpos tan rígidos, pero bueno, estaban acostumbradas, ya que les ponían corsés desde los 4 años de edad...te imaginas a tu niña encorsetada?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Jajaja xdxdxd Karin no mi chiquitina con ese cuerpito.. Aunque ha saludo muy presumida y papa le compra cositas tirando a clásicas... Muackkk preciosa

        Eliminar
    5. Bueno, yo no me fijo en lo recargado, sino el estilo de la época. Me parece precioso, muy elaborado y rico, lo que demostraba la exagerada riqueza. La diferencia de clases era más que notoria.
      Gracias por tu publicación
      Un beso

      ResponderEliminar
    6. Karin,
      Un placer encontrarte en blogger. Muy lindo este post y para mi muy informativo. Estupendo los detalles de Van Dyck en esta pintura.
      Gracias por tu comentario en mi blog.
      Saludos,

      Maria

      http://onestyleatatime.blogspot.com/

      ResponderEliminar
    7. Hola María, encantada de tenerte por aquí, y de que te guste mi blog. Conoces mi página de facebook del mismo nombre de mi blog?. A mí me encanta el tuyo. Es serio y bien elaborado. Enhorabuena!!

      ResponderEliminar
    8. De nuevo disfrutando con tu blog, fantástico Van Dyck, buenísimo desarrollo.

      ¡Cuánto aportó España desde el XVI al XVII!
      Bueno y malo, claro. Aprovechando el comentario de Israel; no solo la Iglesia aprovechó sus poderes cometiendo errores gravísimos, también la parte civil que gobernaban cogiditos de la mano, sabemos que las relaciones no solo eran etrechísimas....pero esto si que pasó a la historia, lo bueno es el legado que nos ha dejado y que podemos disfrutarlo hasta ahora.

      Estupendo post Karin!!

      Un abrazo

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Muchas gracias por tus palabras y por tus aportaciones siempre interesantes... La verdad es que la moda española que como bien dices fue maravillosa e imitada en las demás cortes europeas, no ha sido tratada con justicia por la mayoría de los historiadores de la moda no españoles, ya que muchos la ignoran en sus libros, o simplemente le restan importancia, dando más valor a la moda francesa e inglesa. Ya es hora de que se le reconozca el valor real que tuvo, y yo pienso hacerlo cada vez que pueda. "Al César lo que es del César" no crees?
        Un abrazo Mariló

        Eliminar
      2. Gracias a ti por aportarnos tanto.
        Y estoy completamente de acuerdo contigo, hay que hacer lo posible por dar a conocer el valor que tuvo la moda española, y me encanta ver cómo contribuyes y lo bien que lo haces :)


        Un abrazo!

        Eliminar