lunes, 29 de abril de 2013

MODA EN LOS MUSEOS: LA PRINCESA SIT-HATHOR-YUNET EN EL METROPOLITAN DE NUEVA YORK

Cuando visité en el mes de enero pasado, el Metropolitan Museum de Nueva York, me paré a contemplar con detenimiento las numerosas salas dedicadas al arte egipcio. De entre todos aquellos hermosos objetos, llamaron poderosamente mi atención los complementos para el arreglo y adorno femenino. Era la colección de objetos funerarios que habían pertenecido a la princesa Sit-Hathor-Yunet, quien vivió durante el reinado de Sesostris II (1897-1878 a.C.) correspondiente a la Dinastía XII, durante el Imperio Medio.

Sala de arte egipcio. MET de Nueva york
En 1889, el arqueólogo Flinders Petrie localizó en la zona de el-Lahun, la cámara funeraria de la pirámide del faraón Sesostris II. Años después, en 1913, la British School of Archeology regresaba a el-Lahun con el objetivo de explorar las tumbas subsidiarias. Guy Brunton, ayudante de Petrie, pudo hallar bajo unos veinte centímetros de barro solidificado, la tumba de la princesa Sit-Hathor-Yunet, un auténtico tesoro integrado por delicadas piezas de joyería, cofres, objetos personales de tocador, y pelucas. Todo el conjunto había sido depositado en grandes cofres de ébano, los cuales debido al paso del tiempo, se habían desintegrado casi por completo. Sin embargo, buena parte de su contenido se había preservado por estar elaborado con metales y piedras preciosas. 

De arriba a abajo: Brazaletes. Cinturón de cabezas de leopardo.Tobilleras con adorno en forma de garra. Todas las piezas se componen de oro y amatistas. Ajuar de la princesa Sit-Hathor-Yunet. MET Museum
Brazalete de la princesa Sit-Hathor-Yunet. Oro, cornalina y turquesas. MET Museum

Joyero de la princesa Sit-Hathor-Yunet. MET Museum
Espejo de plata, oro y madera de la princesa..MET Museum
Caja de cosméticos de la princesa Sit-Hathor-Yunet. MET Museum
Recipiente para el Khol de la princesa. Oro y obsidiana. MET Museum
Recipiente para ungüentos de la princesa. Oro y obsidiana. MET Museum


Sin embargo, de entre todas esas maravillas pertenecientes al ajuar de Sit-Hathor-Yunet, me atrajo especialmente esta peluca adornada con 1.251 arandelas de oro de diferentes tamaños. Por un momento, pude imaginarme aquella princesa de tez morena que vivió hace miles de años, adornando su cabeza con ella, vestida con un maravilloso kalasiris de lino blanco plisado, sus ojos maquillados con khol, y adornada con maravillosas joyas de oro y turquesas. El conjunto debió resultar sumamente elegante...


Reproducción de la peluca de Sit-Hathor-Yunet . MET Museum
Aquellas arandelas de oro encontradas, se dispusieron en una peluca moderna, siguiendo modelos egipcios (pues la original no resistió el paso del tiempo), para que nos podamos hacer una idea del aspecto que tuvo en su época. 

Parte posterior
Perfíl
La belleza y cuidados del cabello eran muy importantes en Egipto. Incluso, la manera de peinarlo indicaba el rango de la mujer, y si era soltera o casada. En muchas de las tumbas se han encontrado acondicionadores para el cabello, que se preparaban mezclando cera de abejas con resina. Las mujeres dedicaban gran parte de su tiempo a peinarse, se trenzaban o moldeaban el cabello con tenacillas para hacerse tirabuzones. Cuando el cabello era poco abundante, se añadían extensiones como hacemos hoy en día.

Fragmento del relieve del general Amenemonet (Imperio Nuevo, XVIII dinastía)

Los egipcios eran expertos fabricantes de pelucas, pues las usaban tanto hombres como mujeres. Debido a las altas temperaturas y la preocupación por la higiene, reyes y nobles se afeitaban la cabeza, y la cubrían en las ceremonias con pelucas confeccionadas con lino teñido o cabello humano.
Peluca de trenzas de cabello humano sujetado en la parte superior con una cuerda. Las trenzas fueron tratados con cera de abejas y una capa de grasa animal cubre la totalidad de la peluca. Dinastía XXI. MET Museum

Las mujeres egipcias las empleaban dejando sobresalir mechones de su cabello natural. Algunas pelucas del Imperio Antiguo y Medio, se decoraban con arandelas de oro como las de la princesa, otras con flores y cintas, y otras lucían tres trenzas; dos a ambos lados de la cara, y la tercera detrás, como si fuera una coleta. Aunque fueron adoptando diversos estilos según cambiaba la moda a lo largo de los siglos. Así, en el Imperio Nuevo solían ser de cabellos rizados.

Las damas de la nobleza y las reinas egipcias fueron muy cuidadosas con su aspecto personal, pues su maquillaje y peinado formaban parte del boato erótico. Las pelucas eran objetos muy valiosos, por eso al caer la noche, los esclavos las colocaban cuidadosamente en el portapelucas, para cepillarlas y recomponerlas. Se sabe que Cleopatra poseía decenas de ellas con diferentes peinados y tonos de cabello distinto.
 
Leonor Varela en el papel de Cleopatra. Debajo del tocado, luce una peluca con dos mechones laterales
Lindsey Marshal en el papel de Cleopatra, con peluca rubia formando tirabuzones
Liz Taylor, icono de las Cleopatras del cine, con peluca negra formando mechones sujetos con adornosde oro







Fuentes consultadas:
François Boucher: Historia del Traje en Occidente
Web "Amigos de la egiptología"  


                                                                                                       




                                                                             Dedico este post a mi buena amiga Trinity
                                                                                               autora del Blog "Mi Matrix Particular"
                                                                                                               que desde aquí os recomiendo



21 comentarios:

  1. Fascinante historia la de las pelucas y su evolución en Egipto. Un post muy original que huye de los arquetipos, serio y con rigor. Muchas gracias por aportarnos estos pequeños trazos de Historia. Tu amiga Eugenia debe de estar muy contenta...espero que algún día me dediques uno a mí, que ya sabes que soy tu fan incondicional. Enhorabuena por tu post!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho!!! Gracias por la visita y los comentarios!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Interesante historia acerca de "los complementos para el arreglo y adorno femenino" en la cultura egipcia. Excelente artículo. Fascinantes Leonor Varela y Liz Taylor como la reina Cleopatra.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Karin, me ha encantado la forma que has tenido de acercarnos al antiguo Egipto, veo que el Metropolitan Museum de NY te inspira :)
    Parece tan actual todo lo que narras sobre la princesa Sit-Hathor-Yunet que apenas se nota que hayan transcurrido esos casi 4.000 años.
    La primera foto de brazaletes, cinturón y tobilleras me he quedado un buen rato mirándola, pues se conservan de maravilla el oro y las amatistas, que son preciosos, parecen piezas de hoy en día con ese acabado.

    El siguiente brazalete, el joyero, espejo y la caja de cosméticos prueban que en cuanto a elegancia y sofisticación no hemos inventado mucho. Se cuidaba como nadie la princesa, a mí me daría apuro tener el khol en un recipiente de oro y obsidiana, así como los ungüentos, es todo una maravilla.

    Verdaderas obras de artesanía las pelucas, adornadas con miles de arandelas de oro, se aprecia genial en las tres visiones de las fotos: frontal, lateral y posterior.
    Me ha gustado mucho el detalle de que se cuidaban el pelo con cera de abeja y resina, pues justamente ayer leí que ahora lo que se estila es echarse mascarilla de aceite de argán, muy regenerador y proveniente de Marruecos.

    También me ha parecido interesante saber que los hombres utilizaban pelucas, y que para todos, cómo llevaras el cabello era signo de una clase social.
    Como comentas, realmente echas la imaginación a volar al pensar en una mujer ataviada con todo este lujo, no has podido elegir mejores imágenes de actrices, todas evocadoras de belleza y suntuosidad, además de poder.
    Claudett Colbert fue otra Cleopatra famosa en los años 30, pero al ser las fotos en b&n creo que no luce tanto como la que perdura en nuestra mente, la inigualable Liz Taylor.

    Decirte que para mí es un honor que me hayas dedicado esta entrada, estoy muy contenta, pues durante muchos años, mi nick en internet fue egipcio, y de hecho he formado parte de la web que mencionas en tu bibliografía :-)
    ¡¡¡Muchísimas gracias!!! y felicidades por este excepcional trabajo.

    Nota friki: he estado escuchando "En busca del arca perdida" mientras leía tu post ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no sabía que habías formado parte de esa Web... me imagino entonces que tu pasión por Egipto va mas allá de una mera afición.
      Me alegra que te haya gudtado el post. Sin duda, el MET de Nueva York y el V&A de Londres son mis dos museos favoritos, y creo que se me nota....podría perderme en ellos. Cada vez que los visito, me pongo las pilas...hay tanto que ver!!!!
      Un abrazo Trinity!!!

      Eliminar
  5. Una hermosa entrada, que nos trasporta a esa época tan conocida y desconocida a un tiempo del antiguo Egipto. Me refiero a que muchos, hemos aprendido lo básico del modo de vida de las clases altas, a veces lleno de tópicos, a través del cine y de la literatura, pero nos resulta sorprendente encontrarnos con esta riqueza de materiales, de diseños tan originales y de formas. Maravillosas "cleopatras"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Egipto siempre es una sorpresa. Siempre estudiamos las grandes manifestaciones artísticas, pero en realidad, son los pequeños utensilios de la vida cotidiana los que nos aportan la auténtica información sobre la dimensión humana de las civilizaciones...
      Muchas gracias por la visita y tu comentario!!

      Eliminar
  6. ¡Enhorabuena Karin, por tu blog tan maravillosísimo! ¡Es una gozada leerte!
    Saludos,
    Ana
    http://artpower-ana.blogspot.com.es/2013/04/la-corona-de-la-emperatriz-beatriz-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana!. Deduzco por tu completo blog que eres profesora igual que yo.
      Encantada de saludarte!!!

      Karin

      Eliminar
  7. Creo que no ha habido época más sofisticada que esta, de siempre me llamó mucho la atención esa sofisticación y grandeza que poseyeron, los vestidos, las joyas y pelucas, en una época tuve el peinado estilo Cleopatra que sigue poniéndose de vez en cuando en la actualidad tan coqueto y favorecedor. La peluca de las arandelas de oro me ha fascinado ¡Que trabajo más meticuloso y bonito! Pues si, la cultura egipcia siempre me atrajo mucho motivada también por mi padre que le fascinaba, el pasillo de la la entrada de casa de mis padres está decorado desde el suelo al techo con placas de piedra artificial con relieves de motivos egipcios, caras de reyes entre otros y las luces eran hasta hace poco manos de esta piedra artificial que sujetaban antorchas que iluminaban el pasillo ¡Si! Lo hizo todo mi padre. También me disfracé un año para carnavales de Nefertiti jajaja y mi hermana de Cleopatra, fue el mejor disfraz. Mi madre nos hizo el vestido y mi padre el gorro típico y a mi hermana los adornos del pelo. Yo tenía una larga melena y recuerdo que costó esconderme todo el pelo.
    He disfrutado mucho de esta entrada que además de como siempre, tan bien ilustrada, amena e interesante me ha llevado a una época bonita de mi infancia.
    Muchos besos Karin, me ha gustado mucho el detalle de dedicarle el post a Trinity que se que le ha hecho mucha,mucha ilusión, es una mujer estupenda donde las haya, recibe también un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra mucho querida Lola, que esta entrada te haya recordado a tu querido padre y tu niñez...sin duda Egipto siempre es evocador...
      Un abrazo
      karin

      Eliminar
  8. Que colección de objetos tan fascinante. Adoro la historia de Egipto antiguo y me ha encantado conocer de esta princesa.
    La peluca con las piezas de oro es preciosa.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por la visita!!
      karin

      Eliminar
  9. sos muy genia!!! me encanta tu blog, tu facebook...mostras cosas bellas e sobre todo muy interesantes! aprendo mucho! Saludos desde Argentina! :) Chauuuu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, estás invitada a participar con tus comentarios en la página de Facebook, donde sabes que suelo ampliar cada día los contenidos de los post...
      gracias por tus palabras
      un cordial saludo!!!
      karin

      Eliminar
    2. Precioso!! Interesantisimo...Me ha encantado.Hasta pronto

      Eliminar
    3. Muchas gracias querida Ana!!!
      Un cordial saludo!!!
      Nos vemos pronto!!
      karin

      Eliminar
  10. Hola Karin,

    Muy interesante este post! La proxima vez que visite el Museo Metropolitano tendre que volver a visitar esta galeria. Siempre navego por esta area ya que esta localizado en el primer piso del museo. Que interesante saber que las pelucas eran de tanto cuidado y tenian un papel tan importante. No sabia que las extensiones del cabello existian en esos tiempos. Entonces la tendencia de hoy de las damas usar extensiones no es nada nuevo. Siempre me ha llamado la atencion la moda de Cleopatra. Casualmente en cuanto termine la fiebre de Gatsby, mi proximo libro que quiero empezar es alguno sobre la vida de esta reina de Egipcio. Como siempre, tus posts nos ensena tanto y siempre se aprende algo nuevo.

    Un abrazo amiga!

    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una época tan fascinante, y tan misteriosa...En mi próximo viaje a Nueva York podemos ir juntas!!!
      Muchas gracias por tu palabras!!
      Un beso
      Karin

      Eliminar