sábado, 23 de noviembre de 2013

PIERRE YANTORNY, EL ZAPATO HECHO ARTE

El Museo Internacional del Calzado en Romans (Francia), recibió hace algunos años una valiosa donación particular. Un legado que suponía el fin del misterio que rodeaba a la figura de Pierre Yantorny, uno de los creadores de zapatos más interesantes de la historia. 
A través de multitud de documentos, fotografías, zapatos, modelos de hormas, y un diario de trabajo, por fin ha sido posible conocer y comprender a fondo las técnicas que empleaba para la elaboración de calzado de lujo.
Página del diario de Yantorny, donde se alude a una de sus creaciones más famosas: "Le soulier en plumes", creado como objeto artístico de contemplación estética y no para su venta.

"Le soulier en plumes". Zapatos realizados con minúsculas plumas de aves japonesas.
Fotografía Joël Garnier
Colección Museo Internacional del Calzado, Romans.

Pierre Yantorny nació en Italia en 1874. De familia humilde, su nombre original era Pietro. Sin apenas asistir a la escuela, a los doce años comenzó a trabajar como aprendiz de zapatero, donde se inició en el oficio. Más tarde, a los 17 años se marchó a París, donde trabajó para un comerciante que vendía zapatos para las principales casas de París, lo cual le permitió perfeccionar su técnica.
En 1899, viajó a Londres, donde vivió durante dos años. Allí aprendió todo sobre la fabricación de pernitos y hormas. De regreso a París, se estableció en la calle del Faubourg de Saint-Honoré, como fabricante de hormas para zapateros. 

Hormas y pernitos fabricadas por Yantorny.
Colección MET Museum
Años después, Yantorny estableció su taller en la plaza Vêndome, donde, para atraer a los clientes más ricos de la ciudad, hizo colocar un letrero en la ventana que decía: <<Le bottier le plus cher du monde>> frase que le sirvió como reclamo comercial, y con la que consiguió sus propósitos.

Zapato que perteneció al Duque de Guise. París, ca. 1912
Colección Museo Internacional del Calzado, Romans.



Chinelas de seda labrada. París, ca. 1912.
Colección MET Museum

Con el tiempo, Yantorny se convirtió en un verdadero maestro en el arte del calzado. Adquirió tanta fama y prestigio, que para encargarle un par de sus preciados zapatos a medida, los clientes debían entregar un depósito previo de 500 Francos, y asistir a 7 u 8 sesiones de prueba hasta lograr un resultado realmente perfecto.

Recibo de Yantorny.
Colección Museo Internacional del Calzado, Romans.
 
Sus clientes eran recibidos solo mediante cita previa. Entre ellos, aristócratas franceses, rusos, y sobre todo, mujeres muy adineradas, como la norteamericana de ascendencia española y cubana, Rita de Acosta Lydig, quien le encargó más de 300 pares, y con la que mantuvo una relación comercial singular, pues ambos compartían la misma fascinación por los tejidos antiguos, siendo Yantorny un gran entendido en el tema. Algunos de esos modelos para Rita se fabricaron con sedas brocadas, terciopelos y encajes adquiridos a coleccionistas.

Rita de Acosta Lydig, fotografiada en 1913 por Adolf Meyer. 
Luce zapatos con hebilla de Yantorny. Imagen Colección MET Museum

Rita de Acosta Lydig (1880-1929), fue sin duda una de las clientas favoritas de Yantorny. Mujer de gran belleza y elegancia, era un icono de la moda neoyorkina de principios del siglo XX. Gracias a ella, Yantorny alcanzó fama entre los estadounidenses ricos.


Modelo de seda y encaje antiguo fabricado por Yantorny para Rita de Acosta Lydig. París, ca. 1914
Colección MET Museum


Modelo de seda y lentejuelas fabricado por Yantorny para Rita de Acosta Lydig. París, ca. 1924
Colección MET Museum

Yantorny también diseñó para Rita los baúles donde se guardarían los zapatos, cada par con sus correspondientes pernos, y las iniciales de ella grabadas en cada uno. Aquellos hermosos baúles de cuero ruso, forrados con terciopelo, eran auténticas maravillas. Uno de esos ejemplares se conserva hoy en día en el Metropolitan Museum de Nueva York, donado en los años 50 por una sobrina de Rita.

Baúl fabricado por Yantorny para Rita de Acosta Lydig
Colección MET Museum


Modelo de seda labrada fabricado por Yantorny para Rita de Acosta Lydig. París, ca. 1914
Colección MET Museum
Modelo de seda y encaje antiguo fabricado por Yantorny para Rita de Acosta Lydig. París, ca. 1914
Colección MET Museum



Yantorny recibió múltiples premios y reconocimientos en vida, sin embargo falleció en 1936 sin poder cumplir uno de sus sueños, la creación de una escuela de zapatería ubicada en algún lugar tranquilo, donde los jóvenes con talento, aprendieran sus técnicas lejos de las distracciones de las grandes ciudades.
Zapatos de noche en piel, metal y piedras falsas. París, ca. 1925-30
Colección MET Museum



Zapatos de piel con sus hormas y pernitos. Paris, 1925-30
Colección MET Museum



Zapatos de piel blanca con lazos de seda. París, ca. 1925-30
Colección MET Museum
Siempre me ha gustado la ideología de Yantorny, un hombre hecho a sí mismo, un trabajador incansable, para quien lo fundamental era la comodidad que aportaba el zapato bien hecho. Para quien era requisito indispensable que el zapatero dominase la técnica a la vez que la creatividad. Creo que esta máxima también es aplicable a otros ámbitos de la moda, como en el caso de la Alta Costura.


Chinelas de seda labrada. París, ca. 1913.
Colección MET Museum

A menudo solía decir:
<<Mi única preocupación es combinar constantemente la tradición con la creatividad artística>>

<<Mi único objetivo es legar a las generaciones futuras una obra de arte en forma de zapato>>


Actualmente, las creaciones más significativas de Yantorny se reparten en entre el Metropolitan Museum de Nueva York y el Museo Internacional del Calzado de Romans.



 

Bibliografía

* Bossan, Marié-Josephe: El arte del zapato
* Cintora, pilar, : Historia del Calzado



13 comentarios:

  1. Para una loca de los zapatos, este escaparate es un verdadero lujo, en todos los sentidos. por la suntuosidad del material y por la originalidad de los diseños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Yantorny era un genio, tal vez un incomprendido en su época...
      Un cordial saludoLydia!!

      Eliminar
  2. Zapatos maravillosos. Gracias por descubrirme a un artista de esa categoría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me fascinó. Sus zapatos son maravillosos!!!
      Un saludo Lourdes!!

      Eliminar
  3. Maravilloso artículo, nunca dejas de sorprenderme. La calidad de tu trabajo no disminuye ni un ápice.
    Gracias por compartir cosas tan hermosas

    ResponderEliminar
  4. Magnífico post, como siempre! Excelente trabajo de investigación. Una maravilla de fotos. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  5. ...todo un lujo!
    Como siempre excelente tus exposiciones.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso, tengo un libro donde contaba la vida de este maestro....me ha encantado recordarlo.
    Enrile

    ResponderEliminar