lunes, 25 de marzo de 2013

LA COLECCIÓN DE ANA GONZÁLEZ-MORO

Hace algunos años, durante mi visita a una exposición de trajes antiguos celebrada en el Museo de Historia de Tenerife, tuve la inmensa suerte de poder conocer a la propietaria de aquellos maravillosos vestidos: Doña Ana González-Moro, una dama gallega quien, con gran dedicación, reunió a largo de los años, una vasta colección de indumentaria de época, fruto de herencias, regalos familiares y adquisiciones personales. La cronología de la misma abarca unos cien años, desde 1850 a 1950 aproximadamente.
 

Dña. María Cuervo Núñez, mujer de gran elegancia y abuela materna de Ana González-Moro, ca.1907.
Según me contó la propia Ana González-Moro, desde que era una casi una niña, en su Galicia natal, su abuela materna, su madre,  y sus tías, le fueron regalando todo tipo de prendas antiguas que guardaban en sus baules. Con la inestimable ayuda de sus hermanas, Ana fue recopilando y conservando con mimo todos aquellos tesoros textiles, ya que, según sus propias palabras: "las fui guardando en armarios, altillos y arcones de los que sólo salían a la luz en ocasiones especiales". Lo cual, lógicamente, favoreció el magnífico estado de conservación que hoy en día presentan las piezas.

La colección es muy amplia y completa. Se compone de trajes femeninos de ceremonia, de paseo, de fiesta, e incluso de luto. Además, cuenta con ropa interior de diferentes épocas, y complementos de todo tipo. No faltan tampoco la indumentaria masculina e infantil.


A continuación, os muestro sólo un pequeño ejemplo de todo ello, que he clasificado en función de la tipología de los mismos. También quiero significar el hecho de que, gracias al álbum familiar que Ana guarda en su casa, ha sido posible contar con la imagen de algunas de las propietarias originales de los vestidos, lo cual supone un documento de indudable valor histórico e iconográfico.

Vestido de novia, ca. 1897. Satén y gasa de seda con aplicaciones de encaje


Detalle delantero de la pelerina, el encaje aplicado y la roseta central de gasa de seda

Vestido de novia confeccionado en París, año 1900. Satén con aplicaciones de encaje y pasamanería
Traje de paseo, ca. 1870. Cuerpo, falda y sobrefalda de moirée, con adornos de pasamanería y flecos
En la parte posterior, se aprecia la forma de la falda y el polisón interior



Dña. María Cuervo Núñez. Traje de paseo de crochet, ca.1910


Detalle del crochet blanco de algodón







Diversos ejemplos de lencería y polisón del siglo XIX

Vestidos de fiesta, crepe de seda, pedrería y encaje, ca. 1926


Mantón de Manila de seda bordada a mano, c.1920


Trajes de luto, ca.1930-1940


Guantes y mitones de terciopelo, y punto de algodón y seda, siglos XIX-XX

Sombreros. Primera mitad siglo XX

Zapatos femeninos. Primera mitad siglo XX

Chistera, chalecos, cuellos, puños y pajaritas. Último cuarto del siglo XIX

Imagen familiar, ca.1910-15
Zapatitos infantiles de piel de cabritilla, ca.1910-1915
Botinas infantiles de piel de cabritilla, ca.1900

Estoy segura de que muy pronto, éstas y otras muchas de las piezas que conforman esta maravillosa colección, volverán a ver la luz para deleite de todos nosotros. En esa próxima ocasión, volveré para contarlo...


Aprovecho esta oportunidad para comentaros, que Ana tiene un estupendo blog sobre Moda y Cocina, donde nos va mostrando las diversas piezas de su inmensa colección. Además, como es una excelente cocinera, también comparte sus recetas favoritas. No dejéis de visitarlo, pues se aprenden muchas cosas!!!

Blog de Ana González-Moro: "Moda y Cocina, un maridaje perfecto"


Agradecimientos

* Ana González-Moro Vela, propietaria de la colección

*Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife


Fotografías:  Javier Arteaga Hernández








viernes, 8 de marzo de 2013

EL ETIQUETADO DE CONSERVACIÓN TEXTIL

A lo largo de mi dilatada experiencia como profesora de Tecnología Textil, he podico recabar muchas de las inquietudes y consultas, que me hacían mis alumnos, a quienes preocupaba el cuidado que los tejidos naturales requerían para su correcto mantenimiento. 
Este post va dedicado a todos aquellos estudiantes de Diseño de Moda, y seguidores en general, que a menudo se plantean cuestiones relativas a estos temas.

Modelo de Agatha Ruíz de la Prada. Años 80

EL ETIQUETADO DE CONSERVACIÓN:

Normalmente, las indicaciones que figuran en las etiquetas de conservación, se refieren al tratamiento de limpieza más fuerte que puede soportar la prenda, en función de las diferentes fibras que intervengan en la composición del tejido de la misma. La tipología de lavado o plancha, la determina el fabricante en base al componente más delicado, que debe resistir los tratamientos indicados, sin que por ello sufra menoscabo en  su calidad y apariencia.


SIMBOLOS:

Los símbolos del etiquetado textil se indican en el orden prescrito, y pueden disponerse de diversas formas. En cuanto al significado de los mismos, los podéis consultar a través del enlace de GINETEX, (Groupement International d´Etiquetage pour l´Entretien des Textiles). Organismo sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es el de promocionar el etiquetado de conservación bajo premisas internacionales. Para ello, ha registrado los símbolos que normalmente aparecen en las etiquetas.





Distintivos para los tejidos compuestos por fibras naturales



CARACTERÍSTICAS DE LAS FIBRAS NATURALES


LANA: Aislamiento térmico elevado. Gran poder de absorción del vapor húmedo, y gran capacidad de recuperación debido a su alto nivel de elasticidad. Es recomendable su lavado en seco, o a mano con detergente neutro y poca agitación, para evitar el enfieltramiento de las fibras. En algunas prendas con mezcla, se pueden emplear programas específicos de lavadora, aunque es mejor evitar el centrifugado. Evitar la lejía y el agua caliente.


Vionnet. Jersey de punto canalé de lana. Invierno 2013. Imagen: Style.com



SEDA: Fibra de lujo, con magníficas propiedades de brillo natural, buena absorción de la humedad, y resistencia que disminuye cuando se moja. También posee un buen nivel de elasticidad, y su extraordinaria ligereza confiere a las prendas caída y movimiento. En contacto con la piel, el tejido de seda aporta sensación de calor. El sudor daña la seda. Recomendable siempre la limpieza en seco por la estructura de los hilos o porque los colores no son sólidos. Algunas prendas se pueden lavar a mano con detergente neutro. Se planchan siempre bajo un lienzo protector y calor moderado.



A. Ferretti. Vestido de seda.  Primavera 2013. Imagen: Style.com
 


ALGODÓN: La calidad de los diferentes tipos de algodón, depende de la longitud de la fibra empleada, lo que conferirá al tejido resultante distintas cualidades. Los tejidos de algodón presentan gran resistencia a los detergentes fuertes, y las altas temperaturas de lavado y plancha, pues sus fibras son muy resistentes, aunque no es conveniente que sean secados a la luz del sol, pues éste los decolora. En el caso de los algodones blancos, resisten muy bien los blanqueantes a base de cloro. El algodón es el tejido ideal para las prendas infantiles, pues es suave, fresco y flexible.

Colección infantil. D&G. Primavera 2013



LINO: Fibra mucho más resistente que el algodón a los agentes naturales, pero menos elástica, lo que la hace fácilmente arrugable. En ocasiones, se le da un acabado suave para poporcionarle mejor caída y mayor resistencia a las arrugas. Las telas de lino se pueden lavar en seco, o con agua y detergente sin ningún cuidado especial. Se puede blanquear con cloro.
Es difícil de planchar debido a que repele el calor, por lo que es necesario emplear una temperatura elevada y vapor, aunque debe evitarse planchar encima de los pliegues.
Los tejidos elaborados con fibras de lino se asocian al verano por su capacidad de absorción y frescura, ya que su temperatura se mantiene baja.


 Givenchy. Vestido de lino, 1952.  MET Museum, Nueva York


Nos quedaría tratar el tema del cuidado y conservación de los tejidos formados por fibras artificiales y sintéticas, pero ese será argumento de otro post.

Como es habitual, y muchos de vosotros ya sabéis, a través de Facebook y Twitter iré ampliando cada día pequeñas cuestiones relativas al etiquetado, cuidado y conservación de los tejidos. Un tema que preocupa tanto a diseñadores como a consumidores de moda.







Bibliografía:

- AAVV: Introducción a los textiles
- López Soler, Mª del Carmen: Manual de Tejidos
- Udale Jenny: Diseño Textil: Tejidos y Técnicas












viernes, 1 de marzo de 2013

DE BIZANCIO A DOLCE & GABBANA

Hace pocos días, la firma italiana D&G presentó su colección para el Otoño/Invierno 2013/14 en la Milan Fashion Week. La clara influencia bizantina de una parte de su colección, nos llevó a mi amiga María Cartagena y a mí, a pensar que sería interesante elaborar un post entre las dos, donde María, como experta en Moda y Fashion Blogger comentase desde Nueva York los vestidos y complementos de la colección, y yo como Historiadora del Traje, elaborase desde España la introducción histórica sobre la moda en el Imperio Bizantino. 
Esperamos que os guste el resultado!!!
 
Entre los siglos V al XII, el Imperio Bizantino fue el centro mundial de la moda y la cultura. Gracias a su intenso comercio, vivió un gran desarrollo económico, llevando a su capital-  Constantinopla-  a convertirse en una de las urbes más importantes de la época, donde la opulencia y el lujo se vivieron con gran boato. En sus bazares proliferaba el intercambio de productos suntuarios procedentes de los lugares más exóticos. A través del comercio por mar y por tierra, llegaban a la capital bizantina las joyas, perfumes y  tejidos más refinados, procedentes de Asia y Persia: sedas, damascos, tafetanes, terciopelos, linos, lanas y algodones.

La emperatriz Teodora y sus damas. Mosaicos de la Iglesia de San Vital en Rávena.
La época del Emperador Justiniano I y su esposa Teodora (527 a 565 dC) está considerada la de mayor apogeo del lujo y esplendor bizantino. Ambos supieron rodearse de las obras de arte más refinadas. Naturalmente, la moda también reflejó ese gusto por la suntuosidad, mediante una curiosa simbiosis entre Oriente y Occidente, en forma de maravillosas túnicas de vivos colores, con líneas tomadas de la Antigüedad Clásica, y una rica ornamentación de inspiración oriental a base de perlas, pedrería, flecos, y ricos bordados en oro que mostraban una extensa iconografía con temas religiosos, florales y geométricos.

Izda: Teodora de Bizancio con pendientes, collar y corona con perlas y piedras preciosas. Dcha:Colección D&G

Pendientes bizantinos. Siglo VI. Colección MET Museum Nueva York
Cruz bizantina. Siglo XI. Colección MET Museum Nueva York

Domenico Dolce y Stefano Gabbana presentaron  su colección Otoño / Invierno en Milán, que no sólo era rica en adornos. Estaba llena de minuciosos detalles hechos a mano, con vestidos y complementos llenos de joyas incrustadas sobre ricos bordados. Sumado a todo ello, las modelos lucían en la pasarela maravillosas coronas al más puro estilo bizantino. En esta ocasión, D & G han tomado los mosaicos bizantinos como fuente de inspiración, donde los elementos de las figuras religiosas constituyen una oda a la Catedral de Monreale en Sicilia. Esta colección no defraudó, con su extravagancia y referencias históricas, combinadas con accesorios que eran tan impresionantes como las prendas de vestir. Los zapatos, bolsos y joyas, eran piezas individuales de arte en sí mismas. Una tras otra, las prendas en la pasarela pasaban llenas de brillo, opulencia y glamour, dejando al espectador con la sensación de un pasado espléndido, y con entusiasmo por la llegada una temporada de moda dorada en los meses venideros.





Este post ha sido producto de la colaboración entre María Cartagena y Karin Wachtendorff


Maria Cartagena
Fashion Blogger

http://www.onestyleatatime.com/
Facebook Twitter pinterest Tumblr




Bibliografía

- Cosgrave, Bronwyn: Historia de la Moda. Desde Egipto hasta nuestros días



Runway Photo Credit: http://www.dolcegabbana.com/