martes, 27 de enero de 2015

LA MUJER Y LA MODA EN LA ESPAÑA DE LOS AÑOS 50

Como muchos ya sabéis, siento una especial debilidad por las fotografías antiguas, ya que en ellas se puede contemplar la indumentaria que empleaban las personas anónimas en su día a día. Por eso, cuando mi amiga  Roxana, que vive en los EE UU, me comentó que guardaba un álbum con fotos de su madre de los años 50 y 60,  le pedí que me enviase algunas de aquellas imágenes. Cuando las vi me gustaron tanto, que se me ocurrió elaborar un post sobre la moda española de los años 50, tomando como hilo conductor algunas de esas fotografías. A Roxana le gustó la idea y accedió entusiasmada. 

Purita


La madre de Roxana se llamaba de soltera Mª Purificación López Pládena, "Purita" para los amigos. Era una mujer valiente, con carácter, muy guapa, a quien gustaba vestir bien y seguir la moda. Nacida en Madrid, ciudad en la que vivió hasta finales de los años 50, cuando decidió marcharse de España. 


Purita a la izquierda, con una amiga, ca. 1949

Este pequeño álbum nos va a servir para dibujar de forma somera la sociedad y la moda femenina de aquella época. Hablamos de mujeres normales, pues estamos acostumbrados a pensar en esas elegantes modelos francesas que hemos visto en los libros, luciendo sofisticados trajes de Balenciaga, Lanvin o el "New Look" de Dior, sin pensar, que en España, esos vestidos solo los podían adquirir las adineradas señoras de la aristocracia y la alta burguesía. Las mujeres de la incipiente clase media española que se lo podían permitir, vestían generalmente de una forma más sencilla, aunque no menos cuidada en cuanto a complementos, peinados y maquillaje.

A la derecha Purita, muy elegante con guantes, paseando por Madrid

A nivel económico, la España de los años 50 comenzaba a recuperarse del hambre y los estragos de la posguerra. El fracaso de la autarquía franquista propició un cambio en la política económica. Se aplicó una liberalización parcial de precios y del comercio, así como de la circulación de mercancías. Con un situación más próspera, en 1952, desaparecen por fin las cartillas de racionamiento, y el país comienza a salir poco a poco de su aislamiento internacional, gracias a los acuerdos logrados con Estados Unidos en 1953, su inclusión en la  UNESCO en 1952 y en la ONU en 1955. 

Purita mira pensativa el paisaje. Viste pantalones, lo que indica que era una mujer adelantada a su época.


A nivel social, las mujeres que tuvieron que vivir bajo el yugo del franquismo estaban sometidas al machismo imperante. Las legislaciones de la época -tanto civiles como penales y laborales- definían el papel de las mujeres como esposas y madres. El matrimonio civil, la contracepción y el divorcio estaban prohibidos. El ideal femenino era el de la decencia, el sacrificio, la abnegación y la obediencia al hombre, incluso en los abundantes casos de violencia de género, que permanecían en la sombra, ya que ninguna mujer denunciaba por miedo a que se riesen de ella o que pensaran que "se lo tenía merecido".

Hermosa imagen de Purita con su sobrina Pepi


Al finalizar sus estudios, Purita quiso dedicarse a bailar flamenco de forma profesional, sin embargo su familia se opuso radicalmente, pues consideraban que ser bailarina era algo inmoral y mal visto socialmente, hasta el punto de que se lo prohibieron. Algo que ella tuvo que aceptar muy a su pesar. 



La Iglesia, que tenía un enorme poder en aquel entonces, marcaba a las mujeres como seres pasivos destinados a la maternidad y el cuidado de la familia, pues "Dios había creado la distinción entre los roles femenino y masculino". Por tanto, para salvaguardar la moralidad, se prohibió la educación mixta.   



Además, la normativa de la época contenía la condición de que las pocas mujeres que accedían al mercado laboral, abandonasen su puesto de trabajo al casarse.  A pesar de ello, el acceso por parte de las mujeres a los estudios universitarios se vio incrementado de forma lenta pero constante, aunque algunas profesiones  estaban totalmente vetadas para ellas, como abogada del Estado, notaria o diplomática.

La actriz Jane Rusell en la portada de la revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Hacia mediados de la década, debido a los cambios económicos citados anteriormente, se crea un marco social más propenso a la penetración de las modas internacionales, gracias sobre todo al cine, la llegada del turismo, las revistas femeninas y la televisión, que se instala en España en 1956.

Purita en Madrid con su sobrinito Justo

La educación femenina en estos años prescribía  la obligación de cursar las materias de Escuela de Hogar en todos los cursos de los niveles elemental y superior, en los que se incluía el aprendizaje de economía doméstica, 
corte y confección, cocina y puericultura, sin olvidar por supuesto, las enseñanzas de Formación del Espíritu Nacional.


Modelos de Dior y de Lanvin-Castillo. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.
Traje de chaqueta de Balenciaga con cuello bufanda. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Las revistas femeninas servían a la difusión de las nuevas modas francesas y norteamericanas, fomentando el consumo a través de los cambios de estilo con cada nueva temporada. Se pone en marcha la publicidad, como vehículo educador de una nueva clase social burguesa. A través de las fotografías de las modelos y las actrices de moda, las españolas de clase media que viven en las ciudades pueden peinarse, maquillarse y vestirse como ellas. Gracias a los patrones de las revistas, las mujeres pueden vestir según las últimas tendencias que llegan del extranjero. Muchos hogares disponen de máquinas de coser y se los pueden confeccionar ellas mismas, o encargarlos a sus modistas de confianza.

Purita en Madrid con sus sobrinitos Pepi y Antoñín



Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Lista de precios. Enviando las medidas, la revista realizaba por encargo los patrones de cualquiera de los modelos que aparecían en ella.

Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Modelos de trajes de novia. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Purita era una mujer adelantada a su tiempo, que siempre soñó con viajar, conocer mundo, liberarse del yugo familiar y del machismo opresivo que se vivía en España. Así que decidió marcharse a París en 1958, donde pudo trabajar y dedicarse a lo que más le gustaba: bailar flamenco, y donde encontró al amor de su vida cuando conoció a George, con quien se casó en Gibraltar en 1962. Con él se fue a vivir a los Estados Unidos, país en el que fundó una familia y vivió una vida larga y feliz.


"Carte valable". París, 1960.

Purita en París

Purita y George el día de su boda en 1962






In memorian Purita U. Silver






Agradecimientos:


A mi querida amiga, Roxana Urrutia, por su entusiasmo y la colaboración prestada para la realización de este post.




Bibiografía y Fuentes consultadas

- Eslava Galán, Juan: Los años del miedo, Planeta SA, Barcelona, 2008


- Sousa Congosto, Francisco: Introducción a la historia de la Indumentaria en España, Istmo SA, Madrid, 2007



Historia de España durante el Franquismo, 1939-1975



La mujer durante el Franquismo. Biblioteca Gonzalo de Berceo












12 comentarios:

  1. Hello, I just discovered your blog and like it very much. This tribute to Purita is great, she was a beautiful and interesting woman. Besides dolls, I also collect old photographs, magazines and letters, and I love the history it shows us of the ordinary people who have all their own unique story. I look forward to your future posts. Greetings from Belgium :-)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Karin, jamás podré expresar cuánta ilusión me ha hecho este post. Escribes de una manera tan fluida y bonita que divierte leer cada palabra. Eres una gran escritora y una especialista en moda y tejidos sin igual. Es un lujo y un honor que hayas dedicado este post a mi madre. Mares de besos.

    ResponderEliminar
  3. Ha sido un placer Roxana. Gracias a ti, por tu inestimable colaboración en la realización de este post. Besos!

    ResponderEliminar
  4. El largo de las faldas, las cinturitas,los cancanes...gracias Roxana por compartir las fotografias de tu madre y a karin por este precioso post.
    Me case en el 58 y vivi esos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste querida amiga!!
      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  5. Oh, quelle bonne idée !
    Une femme pétillante, bien dans son époque, avec une classe naturelle : ça donne le sourire.
    Merci à toutes les deux pour ce partage.

    ResponderEliminar
  6. Un post muy muy interesante costurera y sociológicamente hablando. ¡Me ha encantado!!. Con tu permiso lo compartiré en Fb.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Un post muy muy interesante costurera y sociológicamente hablando. ¡Me ha encantado!!. Con tu permiso lo compartiré en Fb.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola! Flicitaciones por tus blogs! Son muy interesantes y me estan ayudando mucho en mi formacion en el ambito de la moda! Si no tenes problema cito algunos de tus post con la fuente, claro, en mis trabajos,
    Muchas gracias!
    Animo con este interesante trabajo :)

    ResponderEliminar
  9. Que interesante todo. Acabo de conocer tu blog y te felicito por todo el trabajo. Muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar