lunes, 6 de abril de 2015

HISTORIA DE LOS JEANS (II)

En esta segunda parte, prosigo con la historia de los jeans, indefectiblemente ligada al denim, el humilde tejido de sarga color índigo que fuera importado desde Francia a los Estados Unidos.



                                                              ca. 1873



La versatilidad del denim hizo que este tejido experimentase un enorme auge, lo que le llevó a ser adoptado también por los cowboys, quienes comprendieron que aquel tejido poseía la resistencia y flexibilidad que ellos necesitaban, para enfrentarse a las largas jornadas de trabajo en el campo.


Su uso en el atuendo de los cowboy contribuyó a reforzar el mito popular de la identidad americana


Y de ahí, la cadena siguió su progreso en el siglo XX, cuando el ejército norteamericano empleó el denim en la confección de uniformes de trabajo para los operarios y personal de las fuerzas armadas.







Overall de trabajo, ca. 1900

Mujeres con monos de trabajo confeccionados con denim. Años 30

Mujeres estadounidenses trabajando durante la Segunda guerra Mundial


1944
Mujeres en un rodeo, 1949

En los años 50 del siglo XX,  los jeans se convirtieron en el objeto de culto de la juventud rebelde. Las ventas se dispararon a mediados de la década.


Años 50
Más que en Estados unidos -donde los jeans eran de sobra conocidos como unos pantalones baratos y de diario- estos pantalones azules sorprendieron sobre todo a la generación de padres de la Europa de posguerra. La idea de unos pantalones lavables, resistentes y baratos que podían comprarse en cualquier en cualquier tienda o supermercado resultaba totalmente nueva para los europeos. 






Iconos de los años 50, como James Dean y Marilyn también usaban jeans

Para los jóvenes del continente destruido por la guerra, los jeans, como todos los productos de uso cotidiano que llegaban de Estados Unidos, representaban la libertad, la aventura y la independencia. Desde el principio,  eran mucho más caros en Europa, debido a los derechos de importación, y hasta finales de los años 60 no comenzaron a fabricarse en Europa.

En los años 60 y 70 se asociaron ala juventud rebelde


En 1980, el diseñador Calvin Klein fue el primero en estampar su nombre en dicha prenda, lo que los convirtió en un símbolo de posición social. Esos antiguos pantalones de trabajo se revalorizaron tanto, que nació la necesidad del consumidor de adquirir los vaqueros firmados por un diseñador para no sentirse desplazado.



Publicidad de Calvin Klein en los años 80

También, a principios de los 80, se instauró en Europa la tendencia que situó a los Levi´s 501 como centro del culto de los jeans. Se llevaban con americanas y caros zapatos ingleses. Poco a poco se convirtieron en el atuendo informal de los jóvenes acomodados, pero para ello era “necesario” que fueran los 501 de Levi´s.



Los años 90 trajeron a los jeans la consagración definitiva, y hoy pueden verse en personas de todas las edades y casi en cualquier ocasión.


Actualización de overall al más puro estilo de los  antiguos mineros
Desfile Ralf Lauren O/I 2010-2011
El denim más actual con un toque chic


Sólo el mundo laboral les ha cerrado sus puertas, por lo que están reservados  al tiempo libre, y la única excepción está en aquellas profesiones en las que el traje no es indispensable, como por ejemplo el mundo de la moda y la publicidad.



1 comentario: