jueves, 28 de abril de 2016

LA COLECCIÓN DE INDUMENTARIA HISTÓRICA DE FRANCISCO ZAMBRANA


Francisco Zambrana, seguidor de mi página de Facebook,  se puso en contacto conmigo para hablarme de su colección de indumentaria histórica. A lo largo de los años, ha logrado reunir más de 700 piezas de todo tipo. Nos ha contado su historia a través de esta entrevista que hemos ilustrado con algunas fotografías.

Imagen de la exposición "Fiesta y Simulacro". Málaga, 2007

¿Cómo comenzaste tu colección, y cómo has ido reuniéndola?
Desde muy niño fui dado a coleccionar diversos objetos de lo más variopinto, para mí era una forma de atesorar belleza; contaba con algunas piezas de indumentaria de familia, en concreto las ligas y guantes de novia de mi abuela, que se casó en 1935.


Mi abuela fue primera oficiala en una Casa de Modas de Málaga hasta que se casó. Su vestido de novia fue realizado en aquella casa, aunque desgraciadamente no se conserva, ya que ella misma lo acortó y tiñó de negro para luto.

Ya siendo un joven, conseguí adquirir algunas piezas en anticuarios y mercadillos, y al aparecer Internet en nuestro día a día, me abrió cientos de puertas, tanto para encontrar piezas en cualquier lugar del mundo, como para contactar con otros coleccionistas y estudiosos de la indumentaria histórica. Las salas de subastas también me han dado alguna que otra alegría. Cuando se adquieren, habitualmente no se conoce su procedencia, y las casas de subastas son muy discretas a la hora de revelar su origen. Sólo en el caso de las donaciones, se puede conocer la "historia" de la pieza.

Zapatos de Balenciaga que pertenecieron a la reina Fabiola de Bélgica, ca. 1970-71
Fueron donados por ella misma para una subasta benéfica.

¿De cuántas piezas se compone, y qué cronología abarca tu colección?
En la actualidad, la Colección de Indumentaria Histórica Francisco Zambrana-Málaga, consta de más de setecientas piezas (incluyendo accesorios) de indumentaria femenina, masculina e infantil, con un arco cronológico que abarca desde mediados del siglo XVIII a 1970. Fundamentalmente, se centra en la indumentaria burguesa o internacional, que ya es de por sí muy extensa. También poseo algunos uniformes militares y alguna pieza de indumentaria tradicional. La indumentaria femenina es la mejor representada en los siglos XIX  y XX, mientras que las piezas de vestuario masculino están mejor representadas en el siglo XVIII.


Conjunto masculino de 1790, que consta de casaca, calzón y chupa, confeccionado en seda exquisitamente bordada, que perteneció a un personaje ilustre de Galicia.

Detalle de los bordados de la casaca.

¿Cuál o cuáles son las piezas más significativas, aquellas que tienen un valor especial para ti?
Me maravillan dos pequeños fragmentos de lino de vendas de momias de más de cuatro mil años. Resulta increíble pensar que hayan sobrevivido a lo largo del tiempo, y que hayan formado parte de la historia del Antiguo Egipto. 

Como significativas, por un lado, las piezas que son de por sí importantes, como las del siglo XVIII, un conjunto de baile de Maison Worth de 1896, o las de Balenciaga Pedro Rodríguez. 
Por otro lado,  las que tienen para mí un valor sentimental, son el conjunto nupcial de mi madre, realizado por mi abuela en 1965. 



Conjunto de baile de la Maison Worth, ca. 1896. Perteneció a una familia aristocrática española que pasaba sus veranos en San Sebastián y Biarritz,  y que encargaba en París sus más ricos conjuntos. 





¿En cuántas exposiciones han participado las piezas de tu colección?
Piezas del siglo XVIII han participado en 2007 en la exposición “Fiesta y simulacro” en Málaga, dentro del programa de exposiciones “Andalucía Barroca” promovida por la Junta de Andalucía; las mismas piezas participaron posteriormente en la exposición “España 1808-1814, de súbditos a ciudadanos” celebrada en Toledo en 2008 y 2009, y producida por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Cultura entre otros; para la exposición “Blanca y Radiante, de la invisibilidad a la presencia” en 2008, se cedieron diferentes piezas, un traje de novia de 1889, y accesorios, como un corsé de 1884 y un polisón. 

Exposición “Blanca y Radiante, de la invisibilidad a la presencia", 2008
Desde 2014 hasta el pasado mes de marzo, se han expuesto en una de las salas del Museo del Patrimonio Municipal de Málaga (MUPAM) el traje de baile de Worth de 1896 para ilustrar la fiesta burguesa, y un conjunto de blusa, falda y mantón de Manila de 1905 y 1910 respectivamente para ilustrar la fiesta popular.

Mantón de Manila, 1910 (MUPAM)
En marzo de 2015 se inauguró en el Museo Carmen Thyssen de Málaga, la exposición “Días de verano”, contando con varias piezas de la colección para su sala de contexto; un traje de verano de 1902-03, otro vestido de lino “garden party” de 1910, y dos trajes de baño de 1906-18, así como sombrillas y otros complementos. 

Al centro, Francisco, junto a la Baronesa Thyssen y el Alcalde de Málaga


¿Qué método de almacenamiento empleas para la conservación de las piezas?
El dedicarme profesionalmente a la Restauración y Conservación de obras de arte, y el haber realizado cursos sobre conservación textil, me ha ayudado a saber cómo proceder para conservarlas en las mejores condiciones. Las piezas que por su morfología y estado de conservación, permiten ser colgadas, se cuelgan en perchas acolchadas y protegidas con fundas de algodón o de polipropileno. Las más pesadas o delicadas, se almacenan en horizontal, en cajas de grandes dimensiones realizadas en cartón neutro.
Siempre están protegidas de la luz, y todas las piezas se desinsectan por anoxia antes de ser almacenadas, y periódicamente se controlan.  Los maniquíes y soportes expositivos son también fabricados para cada pieza, los realizo en materiales de museo.

Vestido de cóctel Eisa (Balenciaga). c.1953-55

Detalle de la etiqueta

¿Qué tipo de tejidos podemos encontrar en tu colección?
Fundamentalmente sedas, pero también algodón, lino y lana. En la indumentaria moderna están más presentes las sintéticas y artificiales. En cuánto a técnicas; encontramos tanto terciopelo, como damasco, tafetán y raso. Confecciones manuales, mecánicas y mixtas, así como bordados eruditos y populares. La mayoría de las piezas son en volumen. El textil plano está representado por los mantones de Manila, chales y mantillas de encaje. 




Vestido de novia. Pedro Rodríguez, 1957

Detalle de la etiqueta
Por último, hay algún dato interesante que quieras destacar o añadir.
El patrimonio textil en España ha sido infravalorado, muy al contrario de lo que sucede en otros países. Sin embargo, aunque tímidamente, parece que se comienza a poner en valor, los principales museos de este campo pasan calamidades, porque nuestra maltrecha cultura no les presta ni la atención, ni la dotación económica necesarias.


Zapatos femeninos 1790-95

Quitasol, 1851

Traje de recepción, 1876


"Una colección nunca está completa y siempre quedan lagunas. Las colecciones con el tiempo se van depurando, y se va siendo más selectivo. Lo más importante es la divulgación de las piezas que las componen, creo que los coleccionistas estamos obligados a ello". 

(Francisco Zambrana)