miércoles, 17 de mayo de 2017

MODA EN LOS MUSEOS: LA MAGIA DE MANOLO BLAHNIK LLEGA AL MUSEO DEL HERMITAGE

Hace años, allá por 1998, cuando me matriculé en la Facultad de Historia del Arte, tenía claro mis motivaciones para estudiar dicha carrera: necesitaba que mis investigaciones anteriores y futuras, sobre la Historia de la Moda y de los Tejidos tuvieran un respaldo sólido a través de mi formación universitaria. 

Mi recorrido estudiantil sobre las artes suntuarias, museografía, paleografía, teoría del arte, historia de las ideas estéticas, y toda la historia del arte en general, constituían un soporte básico sobre el que fundamentar mis investigaciones sobre la sociedad y la indumentaria de las diferentes épocas.  El modo de entender y vivir el arte en cada momento histórico, construían curso a curso el hilo conductor de mi formación como historiadora del traje.

Siempre pensé que la Moda era un arte más, y que como tal, su historia debería tener cabida en los museos. Recuerdo que en aquella época, muchos de mis compañeros de la facultad, se reían de mí por tener esas ideas En ese entonces, la Arquitectura, la Pintura y la Escultura eran consideradas como las Artes Mayores, y que todo lo demás, se reducía a las denominadas con cierto desdén: "artes menores". En ellas tampoco tenía cabida la moda, que era observada como algo inferior, banal, carente del valor estético o simbólico que mereciera su estudio y análisis.

Al final, el tiempo me ha dado la razón, y en estos últimos años, hemos contemplado cómo los grandes museos del mundo se rinden por fin a la evidencia: la Moda pisa fuerte, y no piensa retroceder. La sociedad lo demanda, y las instituciones artísticas, por fin lo han reconocido.

Hoy, ya en el siglo XXI, le toca el turno a uno de los grandes museos del mundo: el Museo del Hermitage de San Petersburgo. En estos días se rinde ante el gran diseñador canario Manolo Blahnik, abriendo sus inmensas y lujosas salas a sus zapatos. Con una retrospectiva que nos desgrana 45 años de sus creaciones. 

Manolo Blahnik junto a una de las vitrinas del Hermitage

Sus creaciones, se ven expuestas al público cual joyas, con infinito respeto y delicadeza. Como bellas obras de arte que ocupan las vitrinas por derecho propio.















La exposición se titula "Manolo Blahnik: El Arte del Calzado". Reúne más de 200 creaciones procedentes de los fondos y archivos privados de Blahnik. Junto al calzado, también pueden contemplarse más de 80 bocetos originales pintados en acuarela por él mismo.




La selección de los modelos, y bocetos originales que se exponen, corrió a cargo de la comisaria de la exposición, Cristina Carrillo de Albornoz, quien dedicó, junto al creador, dos años para la elaborar dicha selección.










Boceto de la chinelas doradas. Años 90




Blahnik es un creativo que encuentra la inspiración en todas las formas de la belleza.Una de ellas es, naturalmente, la Historia del Calzado. Es por ello, que, al ver que había elegido esta chinela dorada, para la exposición en el Hermitage, recordé un post que dediqué a las chinelas del siglo XVIII. En dicho post, agregué ese mismo modelo dorado creado por Blahnik en los años 90, como ejemplo de dicha fuente de inspiración. 

Post: LAS CHINELAS DE SEDA


Chinelas doradas. Años 90




Por fin, el Arte de la Moda va ocupando el lugar que se merece, un lugar tantas veces ignorado y negado. y yo, como Historiadora del Traje y la Moda, me congratulo por ello...



Imágenes cortesía:

Manolo Blahnik

Museo del Hermitage