viernes, 29 de diciembre de 2017

EL JAPONISMO EN LA MODA OCCIDENTAL II

Cierro el año 2017 con la segunda entrega dedicada a la moda de los kimonos, que en el siglo XIX se elaboraban en Japón, especialmente para la clientela europea.


Detalle del kimono bordado.
Colección Lolita Beautell

Como ya os conté en mi post anterior, el interés de los europeos por el arte y la moda japonesa, se inició a mediados del siglo XIX, cuando las estampas japonesas comenzaron a circular por toda Europa. Se inicia entonces un nuevo estilo denominado "japoniseries".

Hoy quiero mostraros otro de los fantásticos kimonos-bata elaborados en Japón para el mercado europeo. Perteneciente a a la colección de Lolita Beautell. La prenda era de su abuela, al igual que el anterior.

Espalda
Colección Lolita Beautell

Se trata de una maravillosa prenda confeccionada en raso de seda color negro, con bordados realizados a mano con hilos de seda polícromos. 

Detalle de la espalda, que presenta una mayor profusión de bordados
Colección Lolita Beautell


Detalle del extraordinario bordado realizado a mano, representando peonías
Colección Lolita Beautell

Detalle del bordado de las peonías, donde apreciamos la precisión y perfeccionismo del bordado
Colección Lolita Beautell


Al igual que el anterior, es muy posible que ambos kimonos fuesen adquiridos al mismo tiempo por la abuela de Beautell, a fines del siglo XIX en París. En este caso, se observa que presenta mayores desgastes que el anterior, por lo que es probable que le gustase más, o le resultara más cómodo, y que por ello lo emplease más. No obstante, presenta buenas condiciones de conservación.

La parte delantera presenta menos bordados, pues la mayoría se concentra en la espalda
Colección Lolita Beautell
                                                         


Detalle del "obi" bordado que se anuda por delante
Colección Lolita Beautell


El "obi" se remata con flecos de hilos de seda, lo que nos recuerda a los mantones de Manila
Colección Lolita Beautell

Los bordados -de una extraordinaria belleza-, presentan grandes y hermosos motivos florales, que se entrelazan con un brillante colorido que destaca sobre el negro del raso. El resultado estético es insuperable.

La iconografía que presenta la ornamentación de la prenda es realmente interesante. En este kimono, abundan diferentes tipos de flores, cada una de ellas con su propia simbología. Destacando principalmente las peonías, crisantemos, y la flor del cerezo.

No debemos olvidar que la cultura y filosofía japonesas van ligadas a la Naturaleza. Las flores en especial, se asocian con la creencia de que la vida es un capítulo transitorio y efímero. Por esta importancia que tienen en su cultura, las flores aparecen a menudo representadas en la indumentaria tradicional japonesa.


La flor del cerezo representa la transitoriedad de la vida, concepto íntimamente ligado a las enseñanzas del budismo.


El crisantemo es signo de longevidad en la cultura japonesa.
La leyenda indica que esta flor guarda el secreto de la vida eterna

Las peonías representan la riqueza y la prosperidad para los japoneses


Entre las flores, destaca la enorme figura bordada de un faisán

El simbolismo de las aves en Japón también es muy especial, pues en general, son portadoras de buenas noticias. En este caso, en el kimono se resalta la figura de un hermoso faisán, asociado al poder y la abundancia.

Por último, y para concluir este post, quiero mostraros un kimono  muy similar en cuanto a su forma, que data aproximadamente de 1885. Lo encontré buceando en las colecciones del LACMA (Los Angeles County Museum of Art). Otro modelo que nos demuestra la enorme aceptación y difusión que este tipo de prendas tuvo en Occidente.

Colección LACMA

Colección LACMA

Detalle del delicado bordado
Las delicadas y uniformes puntadas demuestran la maestría de los bordadores

Colección LACMA
Confeccionado en crepé de seda, con bordados en hilo de seda. El "obi" aparece rematado en sus extremos con flecos de seda anudados.

Las imágenes nos dan una idea del aspecto que tenían aquellas  elegantes damas en los interiores domésticos. Cuando se ponían el kimono-bata sobre el corsé y las enaguas. El resultado era una exquisita y curiosa combinación, entre las estéticas de Oriente y Occidente.



Agradecimientos

Lolita Beautell
Ana González-Moro
LACMA 






3 comentarios:

  1. Un arte minucioso, para deleitar a los mas exigentes. buen trabajo

    ResponderEliminar
  2. Hola Karim

    Cordial saludo,

    Muy interesante y toda una fuente de conocimiento su blog.

    Quisiera hacerle una pregunta muy concreta, usted sabe si a mediados del siglo XVII (1660), en las colonias Españolas en America se llevaba la misma moda que en España. Me puede orientar al respecto.

    Muchas gracias, Pilar.

    ResponderEliminar