martes, 21 de febrero de 2017

MUSEOS CON ENCANTO: MUSEO DEL ENCAJE DE ARENYS DE MAR

Hoy quiero hablaros del Museu Marés del Encaje de Arenys de Mar. Un hermoso lugar que tuve la fortuna de visitar, tras recibir una invitación personal de Neus Ribas San Emeterio, su directora. Neus es una mujer apasionada por el mundo de los encajes y su historia. Ella me guió por las instalaciones del museo, incluyendo sus magníficos fondos.

Fachada exterior del Museu Marés del Encaje. Arenys de Mar

Neus Ribas, directora del Museu del Encaje de Arenys de Mar

El Museo Marés del Encaje, se inauguró en 1983, gracias a la donación de Frederic Marés. Se ubica en el antiguo Hospital de San Jaume, un magnífico edificio que data del siglo XVIII. En su extensísima colección, podréis encontrar una amplia muestra de las diversas técnicas y trabajos de lugares como Castilla, Galicia, Cataluña, Bélgica, Francia, Italia, Inglaterra, etc...

La exposición permanente se recorre a través de sus dos plantas


Pañuelo de algodón bordado y ribeteado con encaje valenciennes realizado con bolillos.


En cuanto a las técnicas, en el museo es posible contemplar piezas de encaje realizadas a la aguja, o con bolillos, técnica que me fascina particularmente, por el gran trabajo que conlleva, y por los exquisitos resultados que se obtienen. 


En la primera planta, el museo dedica una amplia muestra al oficio de encajera. Un trabajo que las mujeres aprendían desde la niñez, debiendo soportar duras condiciones de trabajo muy poco reconocido y remunerado. De la habilidad y destreza de las encajeras depende en gran medida el éxito final del producto.

Mundillo vertical para elaborar el encaje de bolillos.

El encaje artesano vivió su último esplendor a principios del siglo XX con la influencia del estilo modernista. Por ejemplo, en Cataluña diversos dibujantes de encajes desarrollaron nuevas formas estéticas, tal es el caso de la figura de Marià Castells Simón, dibujante de Arenys de Mar, que realizó magníficos diseños de estilo modernista para la ropa de hogar, y albas de ajuar eclesiástico.

Albas
A través de la numerosa colección que alberga el museo, podréis contemplar todo tipo de piezas realizadas con encaje; desde volantes, hasta indumentaria y complementos.


Velo de estilo Imperio. Punto de Italia, ca. 1810


Volante de encaje de binche, primera mitad del siglo XIX.
Colección Carmen Delgado




Vitrina dedicada a la Colección Carmen Tórtola Valencia
Depósito Colegio Arte mayor de la Seda de Barcelona

A lo largo de la segunda planta, el museo nos ofrece una gran diversidad de trabajos de distintas épocas; elaborados con técnicas de malla, bordados y encajes de todo tipo. Además, hay una sala dedicada enteramente al encaje en Cataluña; su historia, geografía y tipologías. 

Muestra de ret fi realizado con bolillos

Destaca especialmente el ret fi o encaje de Arenys. Este tipo de encaje, se desarrolló a fines del siglo XVIII, y se caracteriza por sus diseños geométricos, similares a otras técnicas europeas de la época, como el encaje de Lille, el Malines o el tonder. El ret fi se elaboraba en algodón o lino blancos.


Muestrario de los principales tipos de encaje de Cataluña

Muestrario de encaje mecánico.
Cataluña, primera mitad siglo XIX

Máquina sistema jacquard para realizar encaje mecánico.
Sabadell, segunda mitad siglo XX
Al final del recorrido, Neus me enseñó los fondos del museo. Allí se guardan auténticas maravillas.








Además de su extensísima colección, el museo ofrece una importante tarea didáctica a través de cursos, charlas y talleres. 


Si te apasiona el delicado y sutil mundo de los encajes, éste será, definitivamente, tu museo favorito.



Museu Marès de la Punta
C/ de la Iglesia, 43
08350- Arenys de Mar
tel:(0034) 93 792 44 44

museu@arenysdemar.cat
http://museu.arenysdemar.cat

Horario de visita:
De martes a sábado de 10 a 13h, y de 16 a 18h.
Domingos y festivos de 11 a 13h. Lunes cerrado






lunes, 28 de noviembre de 2016

MODA EN EL CINE: BARRY LYNDON

El pasado año, Neus Ribas San Emeterio, directora de "Datatèxtil", la revista semestral que publica el CDMT (Centre de Documentació i Museu Tèxtil) me invitó a participar en la edición nº 32, con un artículo dedicado a la moda en el cine. 

Para mí fue un honor y una satisfacción colaborar en esta importante revista -única en su género- que siempre se ha distinguido por la calidad de sus contenidos.

Portada del nº 32 


Sumario de la revista digital, publicada en inglés y español

Para mi artículo elegí la película "Barry Lyndon", dirigida en 1974 por Stanley Kubrick. Cuyo maravilloso vestuario -centrado la moda inglesa de los años 70-80 del siglo XVIII- corrió a cargo de la oscarizada diseñadora Milena Canonero. 


Bajo el prisma meticuloso y perfeccionista de Kubrick, Canonero se dedicó en cuerpo y alma a la preparación de los figurines, consultando previamente todo tipo de fuentes históricas. Kubrick no quería una interpretación idealizada. El objetivo era reflejar fielmente la moda de aquella época; desde los patrones, las siluetas, colores y tejidos, hasta los complementos, maquillaje y peinados.  






La riqueza y atractivo del vestuario de la película, estriba en que en ella podemos contemplar modelos pertenecientes a todos los estamentos sociales; campesinos, nobles, militares, clérigos e incluso indumentaria infantil. 




Sin duda, se trata un filme pionero en el tratamiento del vestuario cinematográfico. Concebido como un elemento integrador, destinado a aportar verosimilitud a la historia que se cuenta.






Sin más, os dejo el enlace que os llevará a la lectura de mi artículo:

MODA EN EL CINE: LA ANGLOMANÍA EN BARRY LYNDON





Otros post en este Blog dedicados a la moda en el cine:

ORLANDO
IL RACCONTO DEI RACCONTI
MRS HENDERSON PRESENTA
HAMLET. EL HONOR DE LA VENGANZA
LA FERIA DE LAS VANIDADES





lunes, 7 de noviembre de 2016

"LA INFANCIA DESCUBIERTA". MODA INFANTIL EN EL MUSEO DEL PRADO

Si os gusta la pintura y la moda del siglo XIX, ésta es una oportunidad única. Hasta el 15 de octubre de 2017, en la sala 60 del Museo del Prado, se expone una cuidada selección de ocho retratos infantiles, correspondientes al periodo isabelino. A través de ellos podremos contemplar cómo se vestía a los niños en aquella época.

Los retratos están fechados entre 1842 y 1855
Foto © Museo Nacional del Prado 

El conjunto de retratos reflejan diversas interpretaciones de la infancia. Tema predilecto entre los artistas decimonónicos, debido a la creciente demanda de retratos infantiles por parte de la aristocracia y la burguesía.

 Luis Ferrant y Llausás: Isabel Aragón Rey, 1854.
Madrid, Museo Nacional del Prado 


Vestido de niña con cenefas de tartán. Siglo XIX
Centro de Documentación y Museo Textil de Terrassa

Durante el periodo isabelino, la moda infantil española seguía los cánones del estilo francés. Las madres copiaban los modelos de los figurines procedentes de París. Las niñas vestían versiones en miniatura del atuendo de sus madres; con largos vestidos sobre varias capas de enaguas, para dar forma a las faldas. 

Grabado de moda francés, 1845
Victoria and Albert Museum, Londres



  Carlos Luis de Ribera y Fieve:  Retrato de niña en un paisaje, 1847
Madrid, Museo Nacional del Prado 


Vestido infantil de algodón y entredós de encaje
Philadelphia Museum of Art

Algunas madres encargaban para sus hijas, pequeños miriñaques que les aligerasen el peso de tantas enaguas. Las más pequeñas llevaban las faldas más cortas, dejando ver las blancas pantaletas de algodón, ribeteadas con delicados encajes o bordado inglés. A partir de los seis años, las niñas comenzaban a llevar un pequeño corsé. 



Valeriano Domínguez Bécquer: Retrato de niña, 1852.
Madrid, Museo Nacional del Prado. 
Este retrato es especialmente interesante, pues sobre el tafetán verde botella, destacan pequeños madroños que nos recuerdan al traje de "maja", moda iniciada a finales del siglo XVIII. 

Botinas de niña, ca 1855
Met Museum, Nueva York
El calzado más usual, era unas botinas de piel de cabritilla para los días de diario. Para las ocasiones más formales, podían ser de raso bordado a juego con el vestido.


Joaquín Espalter y Rull:  Manuel y Matilde Álvarez Amoróso
Madrid, Museo Nacional del Prado 

Vestido de niña en tafetán rosa, ca. 1860

En invierno, el atuendo para salir a la calle se completaba con guantes, y abriguitos de paño para los días de diario. Terciopelo de algodón y piel para los días especiales. Para cubrir la cabeza, capotas forradas para las niñas, sombreritos y gorras para los niños.  

Hasta los cinco años, niños y niñas vestían de la misma forma, sin distinción de género. En cuanto a los tejidos empleados,  los más populares eran el terciopelo, tafetán, organdí, tarlatán y el barege.



Federico Madrazo y Kuntz: Retrato de Federico Florez, 1842
Madrid, Museo Nacional del Prado

A partir de los 6 ó 7 años de edad, los niños comenzaban a llevar pantalones largos. La moda para ellos era mucho más funcional y cómoda que la de las niñas. A menudo se componía de un conjunto de chaqueta y pantalón de paño del mismo color. Sombreros, distintivos y botones dorados de inspiración militar, les aportaba un aire de formalidad.




Foto © Museo Nacional del Prado


"Durante el Romanticismo, las virtudes asociadas a la niñez, como son la espontaneidad, la gracia, la inocencia, la falta de contaminación por los aspectos negativos de la civilización, son valoradas de un modo excepcional. Las imágenes de niños entonces, son requeridas por parte los antiguos clientes; la aristocracia, y de una burguesía cada vez más extendida". 
        (Javier Barón)






Comisario de la exposición: 

Javier Barón. Jefe de Conservación de Pintura del siglo XIX 



Agradecimientos:


Área de Comunicación del Museo del Prado






viernes, 30 de septiembre de 2016

MÁGICO TERCIOPELO

El terciopelo es ese tejido suave y brillante que posee un halo especial, algo que lo hace único y diferente a todos los demás, al poseer unas cualidades organolépticas absolutamente maravillosas. 


Elie Saab


"Me gusta el terciopelo porque es otoño con olor a perfume"
(María Díaz-Emparanza)


A lo largo de la historia, el terciopelo ha ejercido una enorme fascinación sobre reyes, emperadores, nobles y altos cargos eclesiásticos. Todos se rindieron ante este lujoso tejido, cuyo origen se cree que pueda estar en China, cuna de las sederías.

Camisa de terciopelo devoré, combinada con pantalones en terciopelo estampado
Balmain

Técnicamente, el terciopelo consta de tres elementos: una urdimbre y una trama que forman la base del tejido, y otra urdimbre suplementaria, que es la que forma las anillas. Las cuales, al ser cortadas con una afilada cuchilla, formarán el pelo característico de la superficie del tejido. 

Superficie velluda del terciopelo.
Al reflejar la luz, produce ese efecto de aguas tan peculiar

Originariamente se tejía en seda, y era un tejido compacto y pesado. Actualmente también podemos encontrarlo elaborado en todo tipo de fibras, tanto naturales como artificiales: nylon, viscosa, lana, algodón, cupro, elastano y diversas mezclas. Cada tipología le confiere unas características determinadas, que lo hacen deseable para según qué tipo de prendas; ya sean sofisticados trajes de noche, conjuntos de chaqueta y pantalón, abrigos, complementos, prendas deportivas, incluso en lencería.


Terciopelo de viscosa
Jorge Vázquez


Terciopelo chiffon
Gaultier
Terciopelo de algodón
Takashi Soyi
Zapatos de terciopelo de algodón
D&G

"El terciopelo es suntuosidad y misterio en una caricia"
                                                                         (Ángel Cazorla)




Además de las diferentes características que le confieren las fibras de su composición, los terciopelos pueden recibir diversos acabados que les aportan aspectos muy interesantes.

Terciopelo plisado
Valentino




                                              Terciopelo estarcido. Homenaje a Fortuny
                                                                       Valentino




Terciopelo panné
Ganni
Vestido de terciopelo devoré, y botas de terciopelo frisado
Anna Sui


Terciopelo degradé
Elie Saab


Cuerpo de terciopelo labrado y falda de terciopelo devoré
Roberto Cavalli



Terciopelo labrado
Valentino



Terciopelo panné bordado
Brock Collection

"Sensual, cálido, rico y envolvente. La aristocracia de los tejidos"
                                                                                              (Red Dawn)


Lencería estilo vintage en terciopelo
Chantelle

Clutchs en terciopelo con aplicacioes de pedrería, liso y labrado
Antrophologie



Botines de terciopelo bordado
Alberta Ferretti

Terciopelo estampado
D&G



Terciopelo estampado
Etro



Un clásico inspirador, presente en la moda masculina y femenina desde hace siglos....