lunes, 23 de marzo de 2015

HISTORIA DE LOS JEANS (I)

Gucci. Colección P/V 2015

Por fin ha llegado la primavera, y con ella salen a la calle las tendencias para esta nueva temporada. Entre los tejidos que dicta la moda, nos encontramos con una completa renovación del "denim", un clásico empleado para la fabricación de los jeans y todo tipo de prendas con las que se pretende transmitir un aire juvenil, desenfadado y con un toque chic.

 


Alberta Ferretti. Colección P/V 2015

La historia oficial de los pantalones que hoy conocemos como "jeans" o "vaqueros", comenzó hacia 1853. Durante la fiebre del oro en California, cuando entre otros miles de emigrantes, llega desde Nueva York un joven judío-alemán de 24 años llamado Oscar Levi Strauss. Allí se reunió con dos de sus hermanos que ya estaban establecidos como comerciantes textiles.


El joven y emprendedor Oscar, comenzó vendiendo gruesas lonas de color marrón, con las que los mineros elaboraban toldos para los carromatos y tiendas de campaña donde se guarecían de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, las ventas no fueron muy fructíferas, hasta que un día uno de ellos le dijo que lo que más necesitaban eran pantalones con muchos bolsillos para las herramientas, y que fueran muy resistentes para trabajar entre las piedras y el agua.







Levi Strauss, viendo la oportunidad de negocio, le prometió al minero que se le conseguiría los pantalones esa misma tarde. Empleando como tejido una de las gruesas lonas que vendía para las carretas, buscó un sastre que se los cortó y cosió a máquina con grandes dificultades. La prenda resultante era tan tiesa que se sostenía de pie ella sola, pero prometía la solidez a toda prueba que necesitaban los mineros.




Fue tal el éxito, que de la noche a la mañana, Levi Strauss se quedó sin tela disponible para el sastre, que tuvo que contratar a algunos ayudantes. Así, de vendedor, pasó a empresario e instaló un taller, en el que los primeros pantalones fueron de lona marrón, ya que así era la tela de toldo. Además carecían de bolsillos traseros y se sujetaban con tirantes tradicionales.






Las siguientes remesas de tejido que recibió de sus familiares en Nueva York, contenían un tejido de ligamento sarga compacto y flexible a la vez, de color azul por estar teñido con índigo; el denim, tejido importado de Francia, concretamente de la ciudad de Nimes, donde se fabricaban tejidos de algodón resistentes y económicos.


Para evitar los tirantes, y disponer de más bolsillos en el que guardar las herramientas mientras trabajaban, Levi Strauss diseñó el overall, un mono de denim cortado de una pieza con entrepierna en forma de U y peto que incorporaba los tirantes del mismo tejido.

El tejido denim se obtiene mediante ligamento sarga, con hilos que presentan torsión en Z.
Tintados en color azul índigo en la urdimbre y de color crudo en la trama. 

En 1872, otro judío, llamado Jacob W. Davis, ideó los remaches de cobre para reforzar las costuras de los bolsillos, del mismo modo que se unían los arneses de los caballos. Al no disponer del dinero necesario para patentar su idea, se asoció a Levi Strauss, y juntos crearon el pantalón vaquero con remaches tal y como lo conocemos hoy en día. 

Los remaches también se aplicaron a los chalecos y chaquetas para reforzarlos

Fue tal el éxito de esta nueva prenda, que en la Navidad de 1873 se vendieron 1.800 docenas de cada modelo confeccionadas en la pequeña fábrica de Sacramento Street en San Francisco por un importe de 43.510 dólares de la época...




Publicidad de la Compañía Levi Strauss & Co. 19874


Empleados de la fábrica, situada en Sacramento Street. San Francisco, ca. 1890


El resto de esta interesante historia hasta nuestros días, os la contaré en el siguiente post.






Bibliografía

Baugh, Gail: Manual de tejidos para diseñadores de moda, Pad, Barcelona, 2011

Lehnert, Gertrud: Historia de la Moda del siglo XX. Könemann, Colonia, 2000

Sposito, Stefanella: Los tejidos y el diseño de moda. Promopress, Barcelona, 2014








jueves, 26 de febrero de 2015

PRIMERA EDICIÓN DEL "CANNES FASHION FESTIVAL"


El próximo mes de mayo, coincidiendo con la celebración del famoso Festival de Cine de Cannes, se dará el pistoletazo de salida a la Primera Edición del Cannes Fashion Festival, que se celebrará entre los días 20, 21 y 22, en el Salón Croisette del Hotel Majestic, muy cerca del Palais des Festivals y su famosa alfombra roja. Un evento dedicado a la moda con grandes aspiraciones y mucho entusiasmo por hacer bien las cosas, que acogerá desfiles de Alta Costura, Moda Mujer, Hombre, Joyería, Lencería y Novias.


Otro de los aspectos interesantes del Cannes Fashion Festival, es que contará con la celebración de un concurso de nuevos talentos, para dar apoyo a los jóvenes diseñadores emergentes.


Imagen de la alfombra roja. Edición del festival de Cine de Cannes 2014
Este blog, Historia de la Moda y los Tejidos, ha sido invitado por la organización para formar parte de los bloggers oficiales. La idea me ha parecido estupenda y he decidido  aceptar, pues como ya saben muchos de los que me siguen, la moda actual también me apasiona. De vez en cuando he hecho varias incursiones en ella en este blog, como es el caso de algunos post que he dedicado a analizar los tejidos que emplean en sus colecciones, algunos de los grandes diseñadores actuales.

Moda y glamour en la alfombra roja. Edición del festival de Cine de Cannes 2014





Como muchos sabéis, la Moda y el Cine siempre han ido de la mano. Ya sea en las películas, ya sea en los grandes premios de cine, donde las alfombras rojas se convierten en improvisadas pasarelas por las que desfilan las actrices de moda, vestidas de tal o cual diseñador o firma, estableciendo un binomio perfecto del que ambos se benefician. Es por ello, que la idea de celebrar un evento de Moda de forma paralela al Festival de Cine de Cannes, me ha parecido realmente magnífica.

Estaré al tanto de todo lo que suceda, y os lo iré contando....


http://www.cannesfashionfestival.com/bloggers.html






jueves, 12 de febrero de 2015

LE ROBE DE STYLE

Cuando pensamos en la moda de los años 20, a menudo nos imaginamos aquellas flappers de cuerpos andróginos que fumaban en público. Con los cabellos cortos, sus vestidos de formas rectilíneas, sus medias de seda artificial y los inconfundibles zapatos Mary JaneSin embargo, aquel look vanguardista y desenfadado no era el único, ni el deseado por todas las mujeres.


Las mujeres más conservadoras, con figuras más voluptuosas, preferían el "Robe de Style", caracterizado por un modelo de vestido mucho más benévolo con la silueta femenina. Su estética era el resultado de una curiosa mezcla heredada de la moda de la década anterior, y el estilo dieciochesco de María Antonieta

"Robe de style" de Lanvin confeccionado en organza de seda con bordados aplicados.
Con la cintura en su sitio, ligeramente marcada, y una ondulante falda cuyo largo variaba desde la pantorrilla hasta los tobillos. Amplios escotes y mangas breves completaban la estructura.

Colección MET Museum, Nueva York

Este peculiar e icónico estilo, propio de los primeros años de la década de los años 20, se asocia tradicionalmente a la diseñadora francesa Jeanne Lanvin, quien fue su mejor y mayor exponente, aunque no la única.

La modelo Jetta Goudal con un "Robe de style" de satén bordado de Lanvin, 1923.
Fotografía de Edward Steichen
"Robe de style" de raso con flores bordadas. Lanvin.
Colección MET Museum, Nueva York
La superposición de tejidos suaves y vaporosos era otra de las constantes de este estilo, en el que a menudo se jugaba con las transparencias.

Modelo de Lanvin cuya falda se compone de capas de seda estampada en forma de pétalos.

El "Robe de style" supuso el contrapunto romántico frente a la angulosa geometría de los vestidos camiseros. Un estilo hiperfemenino apto para mujeres de todas las edades. Para todas aquellas que se resistían ante la avalancha de androginia que experimentaba la moda de aquellos años.



Vestido de Lanvin denominado "Jolibois" en alusión al ramillete de flores bordadas que lo adorna.
La falda era como un gran lienzo donde la fantasía de la modista aplicaba bordados, encajes, pedrería o flores de tela. El resultado siempre era fascinante y único.


Tafetán de seda color "azul Lanvin", con flores bordadas en hilo de chenille.
Colección MET Museum, Nueva York







Este tipo de vestidos, a menudo requerían de enaguas que incorporaban pequeños paniers -tomados de la moda del siglo XVIII-  dispuestos a ambos lados de las caderas para dar mayor volumen y amplitud a la falda. 



"Robe de style" de verano que perteneció a la actriz española Catalina Bárcena, quien adoraba el estilo de Lanvin, hasta el punto de lucir sus vestidos tanto dentro como fuera de la escena. Confeccionado en algodón blanco con multitud de pequeños volantes,  las notas de color las ponen los ramilletes de flores de seda que lo adornan.
Colección V&A Museum, Londres


Los modelos de verano se complementaban con amplias pamelas



El "Robe de style" era ideal para mujeres de todas las edades. Se empleaba para todas las ocasiones que requerían de un vestido elegante. Había modelos de invierno y de verano. Para el día, en suaves tonos pastel, y también para la noche en colores como el negro, rojo o el dorado. 

Versión traje de novia en la que se aprecia claramente la influencia dieciochesca.

A pesar de que fue un estilo muy popular entre las mujeres, su influencia ha quedado relegada a un segundo plano en la historia de la moda. Por eso hoy he querido desempolvarlo, sacarlo de los baúles de la memoria, y dedicarle un merecido recuerdo...




martes, 27 de enero de 2015

La Mujer y la Moda en la España de los años 50.

Como muchos ya sabéis, siento una especial debilidad por las fotografías antiguas, ya que en ellas se puede contemplar la indumentaria que empleaban las personas anónimas en su día a día. Por eso, cuando mi amiga  Roxana, que vive en los EE UU, me comentó que guardaba un álbum con fotos de su madre de los años 50 y 60,  le pedí que me enviase algunas de aquellas imágenes. Cuando las vi me gustaron tanto, que se me ocurrió elaborar un post sobre la moda española de los años 50, tomando como hilo conductor algunas de esas fotografías. A Roxana le gustó la idea y accedió entusiasmada. 

Purita

La madre de Roxana se llamaba de soltera Mª Purificación López Pládena, "Purita" para los amigos. Era una mujer valiente, con carácter, muy guapa, a quien gustaba vestir bien y seguir la moda. Nacida en Madrid, ciudad en la que vivió hasta finales de los años 50, cuando decidió marcharse de España. 


Purita, ca. 1949

Este pequeño álbum nos va a servir para dibujar de forma somera la sociedad y la moda femenina de aquella época. Hablamos de mujeres normales, pues estamos acostumbrados a pensar en esas elegantes modelos francesas que hemos visto en los libros, luciendo sofisticados trajes de Balenciaga, Lanvin o el "New Look" de Dior, sin pensar, que en España, esos vestidos solo los podían adquirir las adineradas señoras de la aristocracia y la alta burguesía. Las mujeres de la incipiente clase media española que se lo podían permitir, vestían generalmente de una forma más sencilla, aunque no menos cuidada en cuanto a complementos, peinados y maquillaje.


A la derecha Purita, muy elegante con guantes, paseando por Madrid
A nivel económico, la España de los años 50 comenzaba a recuperarse del hambre y los estragos de la posguerra. El fracaso de la autarquía franquista propició un cambio en la política económica. Se aplicó una liberalización parcial de precios y del comercio, así como de la circulación de mercancías. Con un situación más próspera, en 1952, desaparecen por fin las cartillas de racionamiento, y el país comienza a salir poco a poco de su aislamiento internacional, gracias a los acuerdos logrados con Estados Unidos en 1953, su inclusión en la  UNESCO en 1952 y en la ONU en 1955. 


A nivel social, las mujeres que tuvieron que vivir bajo el yugo del franquismo estaban sometidas al machismo imperante. Las legislaciones de la época -tanto civiles como penales y laborales- definían el papel de las mujeres como esposas y madres. El matrimonio civil, la contracepción y el divorcio estaban prohibidos. El ideal femenino era el de la decencia, el sacrificio, la abnegación y la obediencia al hombre, incluso en los abundantes casos de violencia de género, que permanecían en la sombra, ya que ninguna mujer denunciaba por miedo a que se riesen de ella o que pensaran que "se lo tenía merecido".



Al finalizar sus estudios, Purita quiso dedicarse a bailar flamenco de forma profesional, sin embargo su familia se opuso radicalmente, pues consideraban que ser bailarina era algo inmoral y mal visto socialmente, hasta el punto de que se lo prohibieron. Algo que ella tuvo que aceptar muy a su pesar. 


La Iglesia, que tenía un enorme poder en aquel entonces, marcaba a las mujeres como seres pasivos destinados a la maternidad y el cuidado de la familia, pues "Dios había creado la distinción entre los roles femenino y masculino". Por tanto, para salvaguardar la moralidad, se prohibió la educación mixta.   




Además, la normativa de la época contenía la condición de que las pocas mujeres que accedían al mercado laboral, abandonasen su puesto de trabajo al casarse.  A pesar de ello, el acceso por parte de las mujeres a los estudios universitarios se vio incrementado de forma lenta pero constante, aunque algunas profesiones  estaban totalmente vetadas para ellas, como abogada del Estado, notaria o diplomática.

La actriz Jane Rusell en la portada de la revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Hacia mediados de la década, debido a los cambios económicos citados anteriormente, se crea un marco social más propenso a la penetración de las modas internacionales, gracias sobre todo al cine, la llegada del turismo, las revistas femeninas y la televisión, que se instala en España en 1956.



Purita en Madrid con su sobrinito Justo

La educación femenina en estos años prescribía  la obligación de cursar las materias de Escuela de Hogar en todos los cursos de los niveles elemental y superior, en los que se incluía el aprendizaje de economía doméstica, 
corte y confección, cocina y puericultura, sin olvidar por supuesto, las enseñanzas de Formación del Espíritu Nacional.


Modelos de Dior y de Lanvin-Castillo. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.
Traje de chaqueta de Balenciaga con cuello bufanda. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Las revistas femeninas servían a la difusión de las nuevas modas francesas y norteamericanas, fomentando el consumo a través de los cambios de estilo con cada nueva temporada. Se pone en marcha la publicidad, como vehículo educador de una nueva clase social burguesa. A través de las fotografías de las modelos y las actrices de moda, las españolas de clase media que viven en las ciudades pueden peinarse, maquillarse y vestirse como ellas. Gracias a los patrones de las revistas, las mujeres pueden vestir según las últimas tendencias que llegan del extranjero. Muchos hogares disponen de máquinas de coser y se los pueden confeccionar ellas mismas, o encargarlos a sus modistas de confianza.


Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Lista de precios. Enviando las medidas, la revista realizaba por encargo los patrones de cualquiera de los modelos que aparecían en ella.

Purita en Madrid con sus sobrinitos Pepi y Antoñín
Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Modelos de trajes de novia. Revista "Mujer". Septiembre, 1954.


Purita era una mujer adelantada a su tiempo, que siempre soñó con viajar, conocer mundo, liberarse del yugo familiar y del machismo opresivo que se vivía en España. Así que decidió marcharse a París en 1958, donde pudo trabajar y dedicarse a lo que más le gustaba: bailar flamenco, y donde encontró al amor de su vida cuando conoció a George, con quien se casó en Gibraltar en 1962. Con él se fue a vivir a los Estados Unidos, país en el que fundó una familia y vivió una vida larga y feliz.


"Carte valable". París, 1960.

Purita en París

Purita y George el día de su boda en 1962.



In memorian Purita U. Silver






Agradecimientos:


A mi querida amiga, Roxana Urrutia, por su entusiasmo y la colaboración prestada para la realización de este post.




Bibiografía y Fuentes consultadas

- Eslava Galán, Juan: Los años del miedo, Planeta SA, Barcelona, 2008


- Sousa Congosto, Francisco: Introducción a la historia de la Indumentaria en España, Istmo SA, Madrid, 2007



Historia de España durante el Franquismo, 1939-1975



La mujer durante el Franquismo. Biblioteca Gonzalo de Berceo