lunes, 6 de abril de 2015

HISTORIA DE LOS JEANS (II)

En esta segunda parte, prosigo con la historia de los jeans, indefectiblemente ligada al denim, el humilde tejido de sarga color índigo que fuera importado desde Francia a los Estados Unidos.



                                                              ca. 1873



La versatilidad del denim hizo que este tejido experimentase un enorme auge, lo que le llevó a ser adoptado también por los cowboys, quienes comprendieron que aquel tejido poseía la resistencia y flexibilidad que ellos necesitaban, para enfrentarse a las largas jornadas de trabajo en el campo.


Su uso en el atuendo de los cowboy contribuyó a reforzar el mito popular de la identidad americana


Y de ahí, la cadena siguió su progreso en el siglo XX, cuando el ejército norteamericano empleó el denim en la confección de uniformes de trabajo para los operarios y personal de las fuerzas armadas.







Overall de trabajo, ca. 1900

Mujeres con monos de trabajo confeccionados con denim. Años 30

Mujeres estadounidenses trabajando durante la Segunda guerra Mundial


1944
Mujeres en un rodeo, 1949

En los años 50 del siglo XX,  los jeans se convirtieron en el objeto de culto de la juventud rebelde. Las ventas se dispararon a mediados de la década.


Años 50
Más que en Estados unidos -donde los jeans eran de sobra conocidos como unos pantalones baratos y de diario- estos pantalones azules sorprendieron sobre todo a la generación de padres de la Europa de posguerra. La idea de unos pantalones lavables, resistentes y baratos que podían comprarse en cualquier en cualquier tienda o supermercado resultaba totalmente nueva para los europeos. 






Iconos de los años 50, como James Dean y Marilyn también usaban jeans

Para los jóvenes del continente destruido por la guerra, los jeans, como todos los productos de uso cotidiano que llegaban de Estados Unidos, representaban la libertad, la aventura y la independencia. Desde el principio,  eran mucho más caros en Europa, debido a los derechos de importación, y hasta finales de los años 60 no comenzaron a fabricarse en Europa.

En los años 60 y 70 se asociaron ala juventud rebelde


En 1980, el diseñador Calvin Klein fue el primero en estampar su nombre en dicha prenda, lo que los convirtió en un símbolo de posición social. Esos antiguos pantalones de trabajo se revalorizaron tanto, que nació la necesidad del consumidor de adquirir los vaqueros firmados por un diseñador para no sentirse desplazado.



Publicidad de Calvin Klein en los años 80

También, a principios de los 80, se instauró en Europa la tendencia que situó a los Levi´s 501 como centro del culto de los jeans. Se llevaban con americanas y caros zapatos ingleses. Poco a poco se convirtieron en el atuendo informal de los jóvenes acomodados, pero para ello era “necesario” que fueran los 501 de Levi´s.



Los años 90 trajeron a los jeans la consagración definitiva, y hoy pueden verse en personas de todas las edades y casi en cualquier ocasión.


Actualización de overall al más puro estilo de los  antiguos mineros
Desfile Ralf Lauren O/I 2010-2011
El denim más actual con un toque chic


Sólo el mundo laboral les ha cerrado sus puertas, por lo que están reservados  al tiempo libre, y la única excepción está en aquellas profesiones en las que el traje no es indispensable, como por ejemplo el mundo de la moda y la publicidad.



lunes, 23 de marzo de 2015

HISTORIA DE LOS JEANS (I)

Gucci. Colección P/V 2015

Por fin ha llegado la primavera, y con ella salen a la calle las tendencias para esta nueva temporada. Entre los tejidos que dicta la moda, nos encontramos con una completa renovación del "denim", un clásico empleado para la fabricación de los jeans y todo tipo de prendas con las que se pretende transmitir un aire juvenil, desenfadado y con un toque chic.

 


Alberta Ferretti. Colección P/V 2015

La historia oficial de los pantalones que hoy conocemos como "jeans" o "vaqueros", comenzó hacia 1853. Durante la fiebre del oro en California, cuando entre otros miles de emigrantes, llega desde Nueva York un joven judío-alemán de 24 años llamado Oscar Levi Strauss. Allí se reunió con dos de sus hermanos que ya estaban establecidos como comerciantes textiles.


El joven y emprendedor Oscar, comenzó vendiendo gruesas lonas de color marrón, con las que los mineros elaboraban toldos para los carromatos y tiendas de campaña donde se guarecían de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, las ventas no fueron muy fructíferas, hasta que un día uno de ellos le dijo que lo que más necesitaban eran pantalones con muchos bolsillos para las herramientas, y que fueran muy resistentes para trabajar entre las piedras y el agua.







Levi Strauss, viendo la oportunidad de negocio, le prometió al minero que se le conseguiría los pantalones esa misma tarde. Empleando como tejido una de las gruesas lonas que vendía para las carretas, buscó un sastre que se los cortó y cosió a máquina con grandes dificultades. La prenda resultante era tan tiesa que se sostenía de pie ella sola, pero prometía la solidez a toda prueba que necesitaban los mineros.




Fue tal el éxito, que de la noche a la mañana, Levi Strauss se quedó sin tela disponible para el sastre, que tuvo que contratar a algunos ayudantes. Así, de vendedor, pasó a empresario e instaló un taller, en el que los primeros pantalones fueron de lona marrón, ya que así era la tela de toldo. Además carecían de bolsillos traseros y se sujetaban con tirantes tradicionales.






Las siguientes remesas de tejido que recibió de sus familiares en Nueva York, contenían un tejido de ligamento sarga compacto y flexible a la vez, de color azul por estar teñido con índigo; el denim, tejido importado de Francia, concretamente de la ciudad de Nimes, donde se fabricaban tejidos de algodón resistentes y económicos.


Para evitar los tirantes, y disponer de más bolsillos en el que guardar las herramientas mientras trabajaban, Levi Strauss diseñó el overall, un mono de denim cortado de una pieza con entrepierna en forma de U y peto que incorporaba los tirantes del mismo tejido.

El tejido denim se obtiene mediante ligamento sarga, con hilos que presentan torsión en Z.
Tintados en color azul índigo en la urdimbre y de color crudo en la trama. 

En 1872, otro judío, llamado Jacob W. Davis, ideó los remaches de cobre para reforzar las costuras de los bolsillos, del mismo modo que se unían los arneses de los caballos. Al no disponer del dinero necesario para patentar su idea, se asoció a Levi Strauss, y juntos crearon el pantalón vaquero con remaches tal y como lo conocemos hoy en día. 

Los remaches también se aplicaron a los chalecos y chaquetas para reforzarlos

Fue tal el éxito de esta nueva prenda, que en la Navidad de 1873 se vendieron 1.800 docenas de cada modelo confeccionadas en la pequeña fábrica de Sacramento Street en San Francisco por un importe de 43.510 dólares de la época...




Publicidad de la Compañía Levi Strauss & Co. 19874


Empleados de la fábrica, situada en Sacramento Street. San Francisco, ca. 1890


El resto de esta interesante historia hasta nuestros días, os la contaré en el siguiente post.






Bibliografía

Baugh, Gail: Manual de tejidos para diseñadores de moda, Pad, Barcelona, 2011

Lehnert, Gertrud: Historia de la Moda del siglo XX. Könemann, Colonia, 2000

Sposito, Stefanella: Los tejidos y el diseño de moda. Promopress, Barcelona, 2014








jueves, 26 de febrero de 2015

PRIMERA EDICIÓN DEL "CANNES FASHION FESTIVAL"


El próximo mes de mayo, coincidiendo con la celebración del famoso Festival de Cine de Cannes, se dará el pistoletazo de salida a la Primera Edición del Cannes Fashion Festival, que se celebrará entre los días 20, 21 y 22, en el Salón Croisette del Hotel Majestic, muy cerca del Palais des Festivals y su famosa alfombra roja. Un evento dedicado a la moda con grandes aspiraciones y mucho entusiasmo por hacer bien las cosas, que acogerá desfiles de Alta Costura, Moda Mujer, Hombre, Joyería, Lencería y Novias.


Otro de los aspectos interesantes del Cannes Fashion Festival, es que contará con la celebración de un concurso de nuevos talentos, para dar apoyo a los jóvenes diseñadores emergentes.


Imagen de la alfombra roja. Edición del festival de Cine de Cannes 2014
Este blog, Historia de la Moda y los Tejidos, ha sido invitado por la organización para formar parte de los bloggers oficiales. La idea me ha parecido estupenda y he decidido  aceptar, pues como ya saben muchos de los que me siguen, la moda actual también me apasiona. De vez en cuando he hecho varias incursiones en ella en este blog, como es el caso de algunos post que he dedicado a analizar los tejidos que emplean en sus colecciones, algunos de los grandes diseñadores actuales.

Moda y glamour en la alfombra roja. Edición del festival de Cine de Cannes 2014





Como muchos sabéis, la Moda y el Cine siempre han ido de la mano. Ya sea en las películas, ya sea en los grandes premios de cine, donde las alfombras rojas se convierten en improvisadas pasarelas por las que desfilan las actrices de moda, vestidas de tal o cual diseñador o firma, estableciendo un binomio perfecto del que ambos se benefician. Es por ello, que la idea de celebrar un evento de Moda de forma paralela al Festival de Cine de Cannes, me ha parecido realmente magnífica.

Estaré al tanto de todo lo que suceda, y os lo iré contando....


http://www.cannesfashionfestival.com/bloggers.html






jueves, 12 de febrero de 2015

LE ROBE DE STYLE

Cuando pensamos en la moda de los años 20, a menudo nos imaginamos aquellas flappers de cuerpos andróginos que fumaban en público. Con los cabellos cortos, sus vestidos de formas rectilíneas, sus medias de seda artificial y los inconfundibles zapatos Mary JaneSin embargo, aquel look vanguardista y desenfadado no era el único, ni el deseado por todas las mujeres.


Las mujeres más conservadoras, con figuras más voluptuosas, preferían el "Robe de Style", caracterizado por un modelo de vestido mucho más benévolo con la silueta femenina. Su estética era el resultado de una curiosa mezcla heredada de la moda de la década anterior, y el estilo dieciochesco de María Antonieta

"Robe de style" de Lanvin confeccionado en organza de seda con bordados aplicados.
Con la cintura en su sitio, ligeramente marcada, y una ondulante falda cuyo largo variaba desde la pantorrilla hasta los tobillos. Amplios escotes y mangas breves completaban la estructura.

Colección MET Museum, Nueva York

Este peculiar e icónico estilo, propio de los primeros años de la década de los años 20, se asocia tradicionalmente a la diseñadora francesa Jeanne Lanvin, quien fue su mejor y mayor exponente, aunque no la única.

La modelo Jetta Goudal con un "Robe de style" de satén bordado de Lanvin, 1923.
Fotografía de Edward Steichen
"Robe de style" de raso con flores bordadas. Lanvin.
Colección MET Museum, Nueva York
La superposición de tejidos suaves y vaporosos era otra de las constantes de este estilo, en el que a menudo se jugaba con las transparencias.

Modelo de Lanvin cuya falda se compone de capas de seda estampada en forma de pétalos.

El "Robe de style" supuso el contrapunto romántico frente a la angulosa geometría de los vestidos camiseros. Un estilo hiperfemenino apto para mujeres de todas las edades. Para todas aquellas que se resistían ante la avalancha de androginia que experimentaba la moda de aquellos años.



Vestido de Lanvin denominado "Jolibois" en alusión al ramillete de flores bordadas que lo adorna.
La falda era como un gran lienzo donde la fantasía de la modista aplicaba bordados, encajes, pedrería o flores de tela. El resultado siempre era fascinante y único.


Tafetán de seda color "azul Lanvin", con flores bordadas en hilo de chenille.
Colección MET Museum, Nueva York







Este tipo de vestidos, a menudo requerían de enaguas que incorporaban pequeños paniers -tomados de la moda del siglo XVIII-  dispuestos a ambos lados de las caderas para dar mayor volumen y amplitud a la falda. 



"Robe de style" de verano que perteneció a la actriz española Catalina Bárcena, quien adoraba el estilo de Lanvin, hasta el punto de lucir sus vestidos tanto dentro como fuera de la escena. Confeccionado en algodón blanco con multitud de pequeños volantes,  las notas de color las ponen los ramilletes de flores de seda que lo adornan.
Colección V&A Museum, Londres


Los modelos de verano se complementaban con amplias pamelas



El "Robe de style" era ideal para mujeres de todas las edades. Se empleaba para todas las ocasiones que requerían de un vestido elegante. Había modelos de invierno y de verano. Para el día, en suaves tonos pastel, y también para la noche en colores como el negro, rojo o el dorado. 

Versión traje de novia en la que se aprecia claramente la influencia dieciochesca.

A pesar de que fue un estilo muy popular entre las mujeres, su influencia ha quedado relegada a un segundo plano en la historia de la moda. Por eso hoy he querido desempolvarlo, sacarlo de los baúles de la memoria, y dedicarle un merecido recuerdo...