lunes, 28 de octubre de 2013

LA COLECCIÓN DE INDUMENTARIA RUSA DE NATALIA SHABELSKY

Concluyo aquí mi trilogía sobre moda rusa, iniciada con dos post dedicados a la figura de Alexandre Vassiliev; el primero, a su fabulosa colección de trajes antiguos, y el segundo a uno de sus libros, donde se analizaba la moda infantil en los tiempos de la Rusia Blanca.
Konstantin Makovski: "Muchacha hilando en la rueca"
Imagen via La Rusie d´Aujourd´hui 
En esta ocasión, me centraré en  la colección de indumentaria tradicional de los siglos XVIII y XIX,  que en su día formó la aristócrata rusa  Natalia Shabelsky (1841-1905). Para ello, he recurrido a las imágenes de una parte de esa colección, que actualmente se encuentra depositada en el Costume Institute, del Metropolitan Museum de Nueva York.


Traje y tocado femenino. Siglo XVIII
Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York

Natalia Shabelsky fue una apasionada amante de la indumentaria tradicional de su país, hasta el punto de llevarle a recorrerlo entre 1870 y 1902. Años que dedicó a adquirir tejidos y prendas que empleaban las campesinas ricas, en las ocasiones festivas. Poco a poco, consiguió reunir una interesante y extensa colección, con piezas procedentes de todos los rincones de Rusia.

. Traje femenino. Colección Shabelski. Siglo XVIII.
MET Museum, Nueva York


Traje de novia con velo. Región de Uzbekistán.
Siglo XIX. Colección Shabelsky. MET Museum


Sarafán y tocado femenino. Siglo XIX
Colección Shabelsky. MET Museum, Nueva York

Pese a que  las distintas regiones rusas, presentan diferencias de tipo geográfico, climático, social y económico, existe una prenda femenina de uso común a casi todas ellas. Se trata del Sarafán, una especie de vestido largo y muy amplio con tirantes. Desde fines del siglo XVIII, y durante el siglo XIX, las campesinas medias confeccionaban sus sarafanes con telas de lino y algodón tejidas localmente. A su vez, las campesinas ricas, preferían los damascos y sedas brocadas de importación.


Conjunto en damasco de seda, ca. 1840-80
Colección Shabelsky. MET Museum

En invierno, sobre el Sarafán, suele emplearse una chaquetilla corta acolchada, que puede ir forrada con piel en su interior. A menudo está decorada con ricos bordados, galones y flecos de hilos metálicos, mostrando unos pliegues tubulares muy característicos en la espalda.


 Chaquetilla con pliegues tubulares en la espalda

A las campesinas rusas también les gustaba llevar velos y chales como complemento, destacando las antiguas tradiciones moscovitas,  del bordado naturalista con hilos de oro. Tipología que se extendió a lo largo del Volga y Norte de Rusia.

Chal de seda con bordados florales en hilo de oro, ca. 1800-15
Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York

Sin embargo, uno de los elementos más espectaculares, y significativos de la indumentaria tradicional es, sin duda, el espectacular tocado, denominado Kokoshnik. En Rusia lo llevaban tanto las doncellas como las mujeres casadas, aunque estas últimas le añadían un velo posterior para cubrir su cabello, como símbolo de modestia. 

A continuación os muestro alguno ejemplos de las múltiples variedades existentes.


Último cuarto del siglo XVIII.
. Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York


 Ca. 1800-1880.
Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York


 Siglo XIX
 Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York

El denominador común a los kokoshniks de todas las regiones, es la abundante y recargada ornamentación. En las zonas del norte, se adornaban preferentemente con aljófares, mientras que en las del sur, prevalecen los bordados a base hilos de lana teñida.


Primer cuarto del siglo XIX.
 Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York
Konstantin Makovski: "Rerato de una joven"
Imagen via La Rusie d´Aujourd´hui 

En su intento por la modernización de Rusia, Pedro el Grande prohibió el empleo del kokoshnik a las mujeres de la nobleza, tratando de implantar las modas francesas. Sin embargo, años más tarde, Catalina la Grande levantó la prohibición, y lo puso de moda en la Corte, creando así "el estilo ruso". 


Siglo XIX
Colección Shabelski. MET Museum, Nueva York



Ivan Kramskoi: "María Feodorovna", 1880. Luce un kokoshnik de diamantes.
Imagen via La Rusie d´Aujourd´hui 



Kokoshnik nupcial
Imagen via La Rusie d´Aujourd´hui 

Este singular complemento, perduró hasta la década de 1920 como tocado nupcial. Las jóvenes esposas del medio rural, lo lucían hasta que nacía su primer hijo. A partir de entonces, solo lo llevaban en fiestas y ceremonias. 

La Princesa Orlova-Davydova  vestida al estilo ruso en un baile de disfraces, 1903
Imagen via La Rusie d´Aujourd´hui 


Gracias a esta magnífica colección, es posible conocer un poco más de cerca, la cuidada belleza y esplendor de los tejidos y bordados tradicionales de los pueblos eslavos orientales, donde confluyen la mezcla de culturas entre Oriente y Occidente.








*El resto de la colección de Natalia Shabelsky se encuentra repartida entre el Museo de Bellas Artes de Boston, el Museo de Arte de Cleveland, y el Museo Ruso de Etnografía de San Petersburgo.




*Fuentes y bibliografía:

 La Russie d'Aujourd'hui.

htt p://www.metmuseum.org/

- AAVV: Trajes de Rusia en el siglo XVIII


- Aleshina, Tatyana y Yefimova, Luisa: Russian elegance.







martes, 1 de octubre de 2013

LOS NIÑOS DE LA RUSIA BLANCA

Tras el éxito de mi post anterior sobre la colección de trajes y complementos del  historiador, y escritor ruso Alexandre Vassiliev, prosigo en esta ocasión con una pequeña muestra de una de sus últimas publicaciones.
 
Alexandre Vassiliev, "La moda de los niños en el Imperio Ruso".
 
El interesante libro titulado "La moda de los niños en el Imperio Ruso", nos ilustra con todo detalle, la moda infantil a través de cientos de fotografías de niños pertenecientes a las clases acomodadas, que vivieron en el entorno urbano ruso entre 1850 y 1917, año de la Revolución Bolchevique.
 

© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1855
Desde los años 50 del siglo XIX, la moda infantil rusa seguía el estilo francés, que sus madres copiaban de los figurines procedentes de París. Hasta los cinco años, niños y niñas eran vestidos de la misma forma, sin distinción de género.


"Le Petit Courrier des dames",1854

A partir de los seis años, a las niñas se les ponía corsé y una pequeña crinolina bajo la ropa. Sus vestidos eran iguales que los de sus madres, aunque con las faldas más cortas.
 
© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1860
En cuanto a los tejidos, eran populares el terciopelo, tafetán, organdí, tarlatán y el barege. En el frío invierno ruso, se protegía a los niños con abrigos de terciopelo o paño de lana. Los adornos y complementos a menudo eran de piel.
 

© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1875
 
A partir de los años 70 del siglo XIX, con la llegada de la moda del polisón desde París, la silueta cambia. Madres e hijas siguieron vistiendo de forma similar, aunque con ligeras variaciones según las edades. Los vestidos se adornaban con todo tipo de galones, pliegues, encajes y ribetes. Las faldas seguían siendo más cortas que las adultas, por lo que podían verse las tupidas medias tejidas con lana o hilo de Escocia, y los botines de piel abrochados mediante pequeños botones.



© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1875
La moda de los niños, mucho más funcional y cómoda que la de las niñas, se componía a menudo de un conjunto formado por pantalones bombachos hasta media pierna, y una chaqueta del mismo tejido, sobre la que destacaban botones dorados -que recuerdan a los uniformes militares- con los cuellos blancos de las camisas, rematados por un enorme lazo de tafetán a modo de corbata.
 
"Le Petit Courrier des dames",1882
 
 

 
En los años 80 y 90 del siglo XIX se popularizó entre las niñas el vestido "princesa", compuesto de una cintura baja y una falda con volantes o plisada, a menudo decorada con lazos y bordados ingleses. Curiosamente, este estilo infantil, sirvió de inspiración para la moda femenina que se adoptó en los años 20 del siglo siguiente.

 
© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1885



"Le Petit Courrier des dames",1892


© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1895


Al finalizar el siglo XIX, prevalecen los vestidos cortos con amplio canesú y mangas ahuecadas.  Encajes y bordados "blanco sobre blanco" para las niñas pequeñas de uno o dos años. Un estilo que prosiguió durante las primeras décadas del siglo XX. 


© Archivo Alexandre Vassiliev, ca. 1905-10

A partir de los primeros años del siglo XX, se impone la moda de los trajes de marinero procedente de Inglaterra. Son como un uniforme en miniatura, con chaquetas blancas con cuello azul marino ribeteado con varias filas de cordones.



© Archivo Alexandre Vassiliev, ca.1912
Entre 1910 y 1913 la moda infantil se hizo cada vez más adulta. Muchos estilos y telas de la moda femenina de entonces, se adaptaron a la moda infantil. La eliminación del corsé, y los amplios vestidos plisados permitieron mayor libertad de movimiento a las niñas.
 


© Archivo Alexandre Vassiliev, ca.1915
 
Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, se impuso la austeridad, y la sencillez se generalizó.
 


© Archivo Alexandre Vassiliev, 1925
Tras la llegada al poder de los Bolcheviques en 1917, tanto la fabricación y venta de ropa infantil, como la vida en general, cambió radicalmente en Rusia. La nacionalización de la industria textil provocó una enorme carestía en los tejidos. El modelo más común de la época siguió siendo un vestido de corte sencillo con cadera baja.

© Archivo Alexandre Vassiliev.  Babuschka rusa con sus nietas. 

Sin embargo, en el entorno rural se siguió vistiendo a  niños y niñas al modo tradicional ruso, con tejidos de ricos colores. Un estilo precioso mucho más funcional y cómodo que los encorsetados modelos franceses.


Dedicado a Dmitriy



* Mi agradecimiento a Alexandre Vassiliev por las facilidades prestadas para la elaboración de este post.